scorecardresearch

La empresa familiar exige una inyección de ayudas directas

C.S.Rubio
-

La Asociación de la Empresa Familiar denuncia que muchos de sus asociados han perdido más del 80% de su facturación a cuenta de las restricciones anticovid impuestas en el último año

La empresa familiar exige una inyección de ayudas directas - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha (AEFCLM) exige al Gobierno central que tome las riendas de la lucha contra la crisis económica generada por la pandemia e inyecte desde ya ayudas directas al tejido empresarial.

Un Gobierno central que, para esta organización, habría hecho dejación de funciones en estos once meses de pandemia. Afirmación que su presidente, Juan Ignacio de Mesa, ilustra en un dato: España ha invertido solo un 1% de su PIB en poner sobre la mesa ayudas directas a las empresas, «la cifra más baja de la zona euro, según el Banco de España».

El panorama al que se enfrentan las empresas familiares no es halagüeño. Como explica De Mesa, la mayoría de las empresas consultadas han perdido, de media, más del 80% de su facturación con la pandemia. Además, según calcula, unas 17.000 empresas de Castilla-la Mancha podrían verse abocadas a final de mes a ir a concurso, ya que la moratoria de la Ley Concursal expira en marzo.

Un drama económico que, si no se remedia, generará un «drama social». Y es que, «sin empresas el Estado verá reducidos de forma significativa sus ingresos tributarios, y el previsible incremento del paro, si no se toman medidas, los reducirá aún más», generando «dificultades para atender los gastos imprescindibles por parte de las administraciones». Es decir, «que no me vengan con el Ingreso Mínimo Vital, porque Papá Estado tiene que tener ingresos para poder pagarlo, el Estado no paga nada que no haya cobrado antes a los contribuyentes», concluye De Mesa.

Otra de las peticiones de esta organización sería la de suspender el pago de tasas y tributos, especialmente por servicios que en época de cierres obligatorios no se reciben.

Además, «tenemos que tener claro el modelo productivo hacia el que se quiere orientar España, para que la recuperación sea perdurable en el tiempo y que no suceda lo que en situaciones de crisis pasadas, en las que se orientó el modelo productivo en sectores que no han podido afrontar crisis de este calibre», insiste De mesa.

En este sentido, señala que los fondos Europeos «son imprescindibles, pero tienen que venir con todas las garantías de que van a repercutir en una mejora nuestro tejido productivo». Como recuerda, de las anteriores convocatorias de ayudas europeas, solo se pudo aprovechar por nuestro país algo más del 30% de las cantidades asignadas.