Como en casa para evitar contagios

M.G.
-

Clara, una joven que trabaja en el sector sanitario, acaba de mudarse a un apartamento turístico en el Casco para proteger a sus padres. Algunos profesionales más están pensando esta opción

Como en casa para evitar contagios

Clara se siente como en casa aunque está temporalmente lejos de ella. Vive dese hace semana y media en un acogedor apartamento turístico en la calle del Ángel, en el Casco Histórico, y no tardó mucho en mudarse. No sabe cuánto tiempo estará porque dependerá de la evolución de la pandemia más que del periodo de cuarentena, porque los profesionales sanitarios están especialmente expuestos al virus desde que empezaron a conocerse casos, pero sentirse arropada en la vivienda de Richi, un amigo de la familia y propietario de dos apartamentos turísticos, ayuda en esa soledad autoimpuesta y preventiva.
«Estamos colaborando con la situación», explica Richi, el propietario, ligado a la asociación Apturcam y a la propuesta que lanzaron a las administraciones, como ha ocurrido también en otras ciudades, para mantener la actividad en sus alojamientos y acoger a personal sanitario de refuerzo, familiares de pacientes con coronavirus que se hayan desplazado para estar más cerca de los hospitales de la ciudad o a cualquier otro inquilino que precise una vivienda  temporal y de urgencia, aunque su caso no guarde relación con la situación que está provocando el coronavirus desde hace semanas.
El tema del alquiler no se ha pactado entre los propietarios y cada uno elige con libertad y en la medida de las necesidades económicas un precio o la cesión gratuita del alojamiento. A Richi le hubiera gustado no tener que cobrar nada, pero ha llegado a un acuerdo con Clara para que abone «lo mínimo» que le permita cubrir, al menos, parte de los gastos. Y está a la espera, como parte de los dueños de los apartamentos puestos a disposición de la situación de que suene el teléfono en cualquier momento para ocupar la vivienda que tiene en la calle Pozo Amargo, también en el Casco Histórico. Sin embargo, cree que aún es pronto porque la orden administrativa, publicada el miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) no ha tenido todavía recorrido.
crisis. Richi está notando bastante el cese de la actividad turística, un parón del que saldrá perjudicado, sobre todo, porque sus ingresos proceden de sus viviendas, tiene a una persona contratada y muchos gastos. Sin embargo, no se ha planteado dejar el sector turístico y poner sus dos pisos en alquiler y confía en que se restablezca la normalidad antes de verano. «Pero no me extrañaría que algunos propietarios empiecen a planteárselo si ven que en tres o cuatro meses el turismo sigue parado».
De momento, no se sabe si las administraciones  pondrán en marcha alguna ayuda porque habrá que estudiar el comportamiento del mercado turístico una vez que se supere la pandemia, pero Richi coincide con Apturcam que este año no será bueno a nivel económico para este sector. Pese a todo, Richi está ahora volcado en prestar ayuda y espera que más sanitarios sigan el ejemplo de Clara y puedan sentirse como en casa.