Santa Úrsula volverá a abrir el 21 de septiembre

A. de Mingo / Toledo
-

Será con motivo de la celebración de 'La Noche del Patrimonio'. La iglesia alberga uno de los mejores retablos renacentistas de Toledo, de Alonso Berruguete. A pesar de las especulaciones tras cerrar el convento, el conjunto sigue conservándose aquí

Estado del retablo en 2015, cuando se produjo el cierre del convento. - Foto: David Pérez

Santa Úrsula, uno de los conventos toledanos que ha cerrado sus puertas en los últimos años (fue en 2015 cuando la comunidad de religiosas agustinas puso punto final a más de siete siglos de historia), podría reabrir puntualmente el próximo 21 de septiembre, con motivo de ‘La noche del patrimonio’. Allí se conserva todavía.

 -sin que se haya producido su retirada y venta, como se ha llegado a especular- el valioso retablo de la Visitación, realizado por el escultor Alonso Berruguete en 1535.
Será por tanto una magnífica ocasión de visitar este conjunto renacentista, el cual permaneció hace algunas décadas durante un tiempo en el Museo de Santa Cruz, después de ser restaurado. Fue un encargo que el escultor palentino, uno de los artistas más importantes en el Toledo de la primera mitad del siglo XVI, realizó para el testero de la capilla dedicada a san Nicolás de Tolentino. Posee una estructura de dos cuerpos -presididos por las tallas de Nuestra Señora de Belén y la Visitación- y un coronamiento superior, con un magnífico Calvario que durante años permaneció como remate del retablo mayor del templo. En las calles laterales, alojadas dentro de espléndidas arquitecturas manieristas, es posible encontrar pinturas sobre tablas de San Cristóbal, San Antonio, San Juan Bautista y San Sebastián, pintadas también por el polifacético Berruguete.
Aunque se desconoce el responsable de la obra de esta capilla, remodelada en el primer tercio del siglo XVI -la obra de fábrica del exterior conserva su anterior factura medieval-, podría tratarse de Íñigo de Torres, donante en las mismas fechas de otro retablo dedicado a la Anunciación situado dentro de este mismo espacio, según indicó la recientemente fallecida Balbina Martínez Caviró en su libro Los conventos de Toledo (El Viso, 1990).
Este volumen, en momentos de constante especulación sobre qué futuro espera a los conventos cerrados -la Comisión Especial del Casco Histórico informó la pasada primavera a favor de la división horizontal del edificio (iglesia, sacristía y los coros bajo y viejo, por una parte, y por otra el resto de las dependencias conventuales), con cualquier cambio de uso supeditado a la presentación de un proyecto especial-, es una fuente de gran interés para conocer el valioso patrimonio mueble que conservaba el conjunto a comienzos de la década de los noventa. En aquel entonces se interesó por su estado de conservación la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, a través de los arquitectos Guillermo Santacruz y Gómez Luengo. Esta misma institución ha incluido a Santa Úrsula dentro de su Lista Roja del Patrimonio Toledano.
También es preciso recordar la temprana actuación emprendida por el Consorcio entre 2002 y 2003 (que siguió a otra obra parcial en 1999), siendo una de las primeras obras de este organismo. Realizada bajo la dirección del arquitecto Federico Dietl y la supervisión arqueológica de Raúl Arribas, consistió en una importante restauración de las cubiertas, las cuales se encontraban en muy mal estado. La intervención también procuró revertir algunas reformas realizadas en el edificio a mediados del siglo XX, cuando asumió la función de residencia femenina (desapareciendo entonces el artesonado y las yeserías del coro viejo).