75 años con huella, firma y foto

F. J. R.
-

San Marcos acoge desde ayer una exposición itinerante sobre la historia del Documento Nacional de Identidad desvelando algunos de sus mitos y su evolución en paralelo con la sociedad española

75 años con huella, firma y foto - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La exposición ‘El DNI y los españoles: 75 años de historia en común’ se puede contemplar desde ayer en el Centro Cultural San Marcos. La muestra recorre cronológicamente la historia y relación entre el famoso documento de identificación y su integración en la vida de los españoles con sus tres elementos inmutables a lo largo del tiempo: la huella, la firma y la foto de su titular.
Fue el pasado año cuando se alcanzó el 75 aniversario, ya que el decreto de creación del DNI lo aprobó el gobierno franquista el 2 de marzo de 1944, pero la muestra ha llegado ahora a Toledo tras recorrer varios puntos de España desde que debutara en Madrid el pasado 10 de octubre y verse afectada por el confinamiento ante la pandemia de coronavirus.
El Cuerpo Nacional de Policía, junto al Ministerio de Interior, son los organizadores de la exposición, en la que se van enseñando las distintas etapas de la creación del documento de identidad, desde sus antecedentes, a su implantación y su desarrollo hasta la actualidad.
75 años con huella, firma y foto 75 años con huella, firma y foto - Foto: VÁ­ctor BallesterosDe esta forma, aunque el DNI obedeció a la necesidad de la identificación de la población tras la contienda civil por parte de la dictadura, mucho antes se habían dado los pasos para tratar de tener un censo ajustado y veraz de los ciudadanos.
El Catastro de Ensenada (1749), la Superintendencia General de la Policía de Madrid (1782) y la Superintendencia General de la Policía del Reino (1824) serían, tanto documental como organizativamente, los gérmenes que favorecerían la implantación del DNI. Aunque eso sí, siempre hasta el siglo XX se trabajó sin éxito con la intención de poder contar con un único documento de identidad, creándose así una variada tipología de salvoconductos, certificados y carnets profesionales y militares que no terminaron por reunir las características necesarias.
El señalado decreto franquista de 1944 creó el DNI, definiéndolo entonces con sus características: intransferible, inmutable e infalsificables. Siempre ha existido la creencia de que el dictador Franco fue la primera persona en hacerse el DNI, pero eso no es del todo cierto. Sí que el autodenominado Caudillo se quedó con el número 1 para sí mismo, y que los siguientes hasta el diez fueron para sus familiares (su mujer tuvo el 2 y su hija el 3), pero lo cierto es que la primera persona en España que se sacó el DNI fue una mujer de Valencia. Fue el 2 de marzo de 1951.
75 años con huella, firma y foto 75 años con huella, firma y foto - Foto: VÁ­ctor BallesterosEse mismo año se identificó al rey Juan Carlos y a la reina con los número 10 y 11, decidiéndose que la familia Real se quedara desde entones con la franja numérica que va del 10 al 99. A excepción del número 13, que debería haber recaído en la infanta Cristina pero que, por pura superstición, fue eliminado del sistema.
Para el diseño del primer DNI se convocó un concurso público, que fue adjudicado a Aquilino Rieusset Planchón, recibiendo un premio de 30.000 pesetas (180 euros) de la época. El primer modelo fabricado era de color verde, y estuvo en vigor hasta 1961. Además existía un modelo de color rojo para Ifni (en Marruecos), Guinea y la zona española del Sahara.
En 1962 el modelo del DNI cambió, pasando del documento de color verde al azul y existiendo cuatro modelos diferentes, donde se conservaba el sistema de archivo por género y color (rojo para las mujeres y negro para los hombres), así como los equipos urbanos y rurales. La obligatoriedad introdujo el carnet en la vida de las familias, y la evolución social varió sus campos en unos años en lo que se luchaba, y mucho, contra las falsificaciones; siendo excelentes las que entonces realizaban en el Partido Comunista Español.
75 años con huella, firma y foto 75 años con huella, firma y foto - Foto: VÁ­ctor BallesterosEn la época de la transición hubo alternancia en la factura del DNI, pasando en 1980 de Rieusset a la imprenta Gáez. El DNI fue clave en las primeras elecciones libres, siendo un perfecto elemento de control de las votaciones y transformándose así, pese a su pasado totalitario, en una gran herramienta de la democracia.
Con cambios de fabricación en 1985, finalmente el empuje de la informática hizo necesario replantear su diseño y funcionalidad en 1990. Comenzaron a introducirse medidas de alta seguridad, llegando a ser el DNI el primer documentos de identificación informatizado, lo cual facilitaba su expedición y multifuncionalidad.
En 2006 se lanzó la primera versión del DNI electrónico (DNIe) y su posterior evolución ha llevado a la actual 3.0, que comenzó a emitirse en el año 2015 y fue premiada como el mejor documento de seguridad de Europa un año después. El DNIe es, además, la llave de acceso a multitud de servicios de la era digital, identificando al ciudadano de modo seguro en la red. El DNI Exprés y el DNIe 4.0. son los proyectos que están ahora por llegar en la historia de este documento.
La muestra en San Marcos, además de mostrar toda la historia del documento y su evolución con los tiempos, aclara además varias leyendas urbanas sobre el DNI que todos los ciudadanos hemos escuchado alguna vez. Pues bien, ni el tener un número bajo significa que sea un número heredado de alguien fallecido (todos los documentos son únicos e intransferibles), ni el número que aparece en el reverso indica cuántas personas se llaman como tú (se trata de caracteres OCR, destinados a ser leídos por máquinas), ni mucho menos que los números de la parte posterior indican si tienes antecedentes penales también están ahí solo para ser leídos por máquinas). Además, un dato que hasta el propio ministro Marlaska aseguró desconocer hasta hace poco, el chip de los DNI actuales contiene una antena de radiofrecuencia con la que se puede llegar a identificar a su titular desde la distancia.
En definitiva, un documento imprescindible en nuestras vidas y con mucha historia que puede descubrirse en su totalidad desde ayer en el toledano Centro Cultural San Marcos.