Ocho nuevos pueblos con presencia estable del lince

La tribuna
-

Con la anterior resolución se declaró como zona de presencia estable once términos municipales en Ciudad Real y nueve en Toledo a los que ahora se suman ocho más.

Ocho pueblos más ‘marcados' por la estabilidad del lince - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publica este viernes una resolución de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad por la que se declaran nuevas zonas de presencia estable y reproductora del lince ibérico en la región, en esta ocasión de la provincia de Toledo.
El director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero, ha dado a conocer en un comunicado de prensa los nuevos términos municipales que se incluyen en la provincia de Toledo por mantener linces reproductores o de forma estable.
En este nuevo listado se incluyen los municipios de Cuerva, El Carpio de Tajo (superficie al sur del Tajo), Los Navalmorales, La Puebla de Montalbán (superficie al sur del Tajo), La Pueblanueva, Malpica de Tajo, San Martín de Pusa y Villarejo de Montalbán.
Estos municipios que se unen a los ya declarados con la anterior resolución en las provincias de Ciudad Real y Toledo, y que se mantienen tal y como ya estaban. 
Como ha recordado Romero, con la anterior resolución se declaró como zona de presencia estable un total de 11 términos municipales en la provincia de Ciudad Real y 9 en la provincia de Toledo que coincidían con el área de distribución de la especie en esas fechas. Los términos toledanos son Marjaliza (superficie al norte de la carretera CM-4017), Mazarambroz, Menasalbas, Navahermosa, Orgaz (superficie al oeste de la carretera TO-7001-V), Pulgar, San Martín de Montalbán, San Pablo de los Montes y Ventas con Peñaguilera.
La determinación de las zonas de presencia estable y reproductora de la especie se realiza a propuesta de las diferentes delegaciones provinciales de la Consejería.
Desde la reintroducción del lince ibérico en Montes de Toledo y en Sierra Morena Oriental, en el año 2014, la especie ha experimentado «un notable proceso de expansión territorial en Castilla-La Mancha, en especial en la provincia de Toledo», llegando actualmente a casi 200 ejemplares.
En las zonas de presencia estable, como ha indicado el responsable de Medio Natural y Biodiversidad, «se pretende conciliar la conservación del lince ibérico con el uso de métodos de control y de captura homologados de especies cinegéticas predadoras», como recogen distintas órdenes de la Junta de Comunidades.
Y ha concluido que el uso de dichos métodos homologados en las zonas de presencia estable del lince ibérico sólo podrá autorizarse cuando los titulares cinegéticos cuenten con convenios específicos suscritos en esta materia con la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad