Toledo 2020: 6.525 parados más y 5.690 trabajadores en ERTE

F. J. R.
-

En enero y febrero los datos del desempleo eran coincidentes con los del ejercicio anterior, pero en marzo el coronavirus disparó el paro hasta cerrar el año con 67.549 desempleados

Toledo 2020: 6.525 parados más y 5.690 trabajadores en ERTE

La pandemia lo ha trastocado todo. Nadie puede decir que no le ha cambiado la vida, porque el mero hecho de tener que llevar mascarilla es una bofetada de realidad. La alerta sanitaria por el coronavirus ha marcado el 2020, aunque a algunos más que a otros. La práctica totalidad de los trabajadores se han visto afectados, bien porque les haya obligado a abrir la puerta al teletrabajo o bien porque sus sectores se vieran directamente perjudicados por los cierres del confinamiento o las nuevas medidas de higiene y distancia social.

Sin duda, el año recién cerrado pasará a la historia por muchos motivos, sanitarios, sociales, económicos… En el plano laboral lo hará por ser el ejercicio en el que aprobaron en nuestro país más Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, los ERTE ya conocidos por todos.

La fórmula de despido temporal ha servido para mantener muchas empresas a flote y muchos puestos de trabajo con vida, alcanzado cifras de récord que en el caso de Toledo, como en el de otras muchas provincias, tuvo su punto culmen en el pasado abril.

Fue precisamente ese mes en el que las consecuencias de la pandemia y el confinamiento se dejaron notar más en España. En Toledo, abril sirvió para registrar 8.380 parados a las listas del desempleo y contabilizar 31.604 afectados por un ERTE.

Abril se cerró con 71.733 parados en Toledo, una cifra que no se alcanzaba desde el mismo periodo de 2016, pero afortunadamente la tendencia desde ese mes fue a la baja en el cómputo del año, con la excepción de un ligero repunte en octubre y la última subida registrada en diciembre.

La provincia de Toledo ha cerrado el año del coronavirus con 67.549 personas en situación de desempleo. Se trata de 6.525 parados más que al cierre de 2019, una subida del 10,69% en tasa interanual que le coloca al frente del desempleo en Castilla-La Mancha, duplicando los registros de Guadalajara, la segunda provincia de la región con más diferencia de parados de un año a otro (3.183).

El 2020 no comenzó con mal pie para Toledo en el aspecto laboral. El fin de la temporada navideña de 2019 dejó unos 3.500 desempleados en la provincia, hasta situarse en enero en 63.652 personas. Las rebajas y la actividad comercial de comienzos de año permitieron un descenso de más de medio millar de parados en febrero, pero ya en esas fechas comenzaba a escucharse con fuerza la palabra coronavirus y las imágenes que llegaban de China empezaban a repetirse en el país.

Marzo fue el punto de inflexión. El aumento de casos y muertos obligó al Gobierno a decretar un Estado de Alarma y un confinamiento obligatorio, elevando la cifra de desempleados hasta los 67.450. La tendencia alcanzó su máximo en abril y, desde entonces, lo único que ha evitado cifras récord de desempleados en la fórmula de los ERTE.

Actualmente, tras marcar un pico de 31.604 afectados en abril, la provincia de Toledo cuenta con 5.690 personas inmersas en un expediente temporal de empleo. Son contratos que se encuentran en un limbo laboral y que podrían sumarse en cualquier momento a los 67.549 parados de la provincia o, por el contrario, recuperar su condición de trabajadores a pleno rendimiento. Dentro de los ERTE, el sector Servicios es el más castigado en Toledo.