Derbi de trámite

J. M. Loeches
-

El CD Toledo solventa en la primera parte el derbi ante un CD Madridejos que se mostró muy frágil a balón parado y que luego quiso pero no pudo (3-0)

Derbi de trámite - Foto: Yolanda Redondo

CD Toledo y CD Madridejos cumplieron en el derbi y ninguno salió del todo satisfecho. Los locales se quedaron con otros tres puntos, que falta hacían, pero no supieron apretar el acelerador a fondo frente a un rival que se encontró con tres goles en 24 minutos. Un conjunto, el visitante, que intentó atacar con sus armas ofensivas y que, al final, disimuló sus carencias defensivas cuando sale de su guarida.
Quien no pensara que de inicio el timón lo iba a dirigir el conjunto local, le había transtornado el viento. Sin demasiada continuidad, los de Calleja fueron llegando al área visitante, aunque el peligro lo generaron a balón parado. Rubén Moreno, que volvió al once tras su lesión, apuntó pronto al blanco con un disparo de cabeza después de un centro desde la derecha. Pero en el minuto 8, desde ese lado se gestó el primero de la tarde. Sin Álvaro Antón ni Pituli, Esparza templó el balón al área y César Ortiz, libre de rivales en su aura, solamente tuvo que empujarla con la cabeza.
El tanto no sirvió para tranquilizar los ánimos. El CD Toledo está muy exigido, pero la grada no había despertado ni con su equipo ganando. Le siguieron minutos de salidas rápidas del CD Madridejos que, sin embargo, no adelantaron el retorno de Olmedo, que se mantuvo sin trabajo debajo de sus palos.
Derbi de trámiteDerbi de trámite - Foto: Yolanda RedondoMientras tanto, el derbi seguía a lo suyo. Combinaciones y entradas por banda para acabar con centros. Otro de ésos acabó en córner y, a continuación, en el 2 a 0 gracias a otro cabezazo dentro del área, ahora de Titi. Pero para no afear la victoria que se estaba gestando, Traoré se sacó de la manga un taconazo para Titi que su compañero convirtió en un balón en profundidad para Álex Jiménez. El gaditano solo tuvo que definir ante la salida de Gorka.
El vendaval que se estaba desatado, más allá de lo meteorológico. El ritmo era lento y con muchas interrupciones. Demasiadas. Estaba todo visto para sentencia pero había que resistir todavía una hora. Había otro focos en los que entretenerse porque comer pipas no era recomendable. Por el frío. Rubén Moreno quería su gol y algunos futbolistas del Madridejos comenzaron a dejar el pie sin control a la hora de entrar a los rivales. Javi Julià provocó el grito de dolor de Mario García y, por suerte, se recuperó.
Con un autopase, Álex Pérez rompió el tedio, pero su centro no lo pudo rematar Rubén Moreno, al que le molestaron varios defensas. Bastante dio de sí una primera parte con un equipo que en tercera marcha le dio para golear al otro. El CD Madridejos expuso sus cualidades, pero dio sensación de fragilidad lejos de su hierba sintética.
El arranque de la segunda parte no trajo nada nuevo. Poco había que cambiar del decorado si ninguno de los dos equipos lo hacía así que el derbi provincial transcurrió por los mismos derroteros. El marcador era el que era, pero el CD Toledo no está para andarse con tonterías y quizás no estaba pisando el acelerador lo que debiera. De hecho, la posesión de la pelota la tenían los de Paco Senda. A falta de media hora, entre que Rubén Moreno entró más en juego y Mario García tenía gasolina de sobra para irse para adelante, pareció que los de Manu Calleja estaban dispuestos a aumentar la renta.  Aún así, no sucedía nada razonable. Ambos necesitaban y querían que pasaran los minutos. Sin más. Ni siquiera se animaron los entrenadores a realizar cambios. En el minuto 70, Rubén Moreno dispuso de su ocasión con un lanzamiento dentro del área  con la izquierda que detuvo Gorka. A ratos parecía un derbi, pero de vecinos del cuarto contra vecinos del quinto.
Senda metió a Pacheco para dar descanso a un desgastado Sanse y su homólogo en el banquillo verde aprovechó después para dar minutos a Álex Alonso, que no está teniendo demasiado protagonismo. Quitó a Traoré, que salió con alguna molestias física. Luego fue el turno de un excapitalino como Ayoub, para sacar del campo a Fran Fargallo. De esta manera se entretuvieron los espectadores, venga a mirar el marcador, deseando que se acercara el minuto 90.
Los dos técnicos agotaron las permutas, con Egi, por parte del Madridejos, y Roberto Nuevo y Mario Serrano, por el Toledo. Parecía que en casa se daban por satisfechos con un marcador que vale para tranquilizar las aguas, muy revueltas durante los últimos siete días. Se recortan dos puntos con el Socuéllamos y tres con el Guadalajara, que no jugó en su desplazamiento a Almansa por culpa del temporal. «Pita ya, árbitro», se escuchó con el 90 recién cumplido. No se quería ni descuento. A pensar en el CD Pedroñeras.