scorecardresearch

"El cáncer y la muerte me acercaron a la vida"

David Herrero (ICAL)
-

Esta palentina acaba de publicar 'Cáncer, aprendiendo a vivir', un libro en el que cuenta su experiencia y enseña otra forma de vivir tras padecer un tumor de amígdala con metástasis cervical

"El cáncer y la muerte me acercaron a la vida" - Foto: Bragimo (ICAL)

«El dolor no siempre acarrea más sufrimiento, porque hay veces que te regala otra forma de vivir». Así de clara se muestra la palentina Raquel Marugán, quien acaba de publicar Cáncer, aprendiendo a vivir, en el que cuenta sus vivencias tras la enfermedad. Asegura que la intención es que sea un libro inspirador y motivador para aquellas personas que están pasando un momento difícil. Pone en valor la valentía, el atrevimiento y la felicidad personal para «mirar al cielo de otra manera». Unos renglones solidarios, cuyos beneficios serán donados a la Asociación Española Contra el Cáncer.

¿Por qué decidió escribir el libro?

Lo escribí por la necesidad de contar a mi círculo familiar qué es lo verdaderamente importante a la hora de enfrentarse al abismo. El cáncer me aportó una nueva perspectiva de vida y quería contar el cambio que se había producido para que no se pierda el tiempo. Yo lo escribí para que permaneciera en un ámbito íntimo, pero un amigo escritor me metió el gusanillo y acabé pasándole unos capítulos para su lectura. Al final, me convenció para dar otro enfoque y que no acabara en un cajón de mi casa.  

¿Ejemplo vital?

El dolor no siempre acarrea más sufrimiento, hay veces que te regala otra forma de vivir. El cáncer y la muerte me acercaron a la vida. Lógicamente, el es una experiencia ruda, pero me ha enseñado muchísimo.

¿La sociedad está dormida hasta que recibe un susto de verdad?

Yo creo que sí. Por lo menos yo, tampoco puedo generalizar. Para mí ha sido un cambio radical.

¿El famoso carpe diem llevado a la práctica?

Vivo el momento y el día. Físicamente tengo limitaciones, porque me queda mucho camino en ascenso, pero vivo el día a día. Estoy feliz y nunca había estado tan bien anímicamente. El cáncer me ha aportado muchas cosas y me ha cambiado la vida.

¿Ha aprendido más cosas?

He aprendido muchas cosas. A querer a tu familia de otra forma y a mirar el cielo de otra manera. Ahora disfruto de momentos y cosas que antes no valoraba. Ahora necesito mucho tiempo para comer, tomar alimentos muy ligeros y diluidos e ingerir mucha agua. He aprendido a vivir desde la escasez, pero no desde la frustración. 

¿El escudo se puede llegar a romper?

Pensaba que estaba fuera de la horquilla de riesgo, al ser una persona joven, sana y deportista y que tenía una vida profesional y personal plena. Piensas que estás fuera de peligro y no te van a atacar las enfermedades, pero a todos nos pasa. Cuando te estalla la condición mortal en la cara te das cuenta de que eres muy soberbia con la vida. 

Vivencias solidarias. Los beneficios de la venta del libro irán destinados a la AECC.

Sí, porque pertenezco a la Asociación Española Contra el Cáncer desde hace tiempo, pero ahora me llena de ilusión y satisfacción poder contribuir con esta humilde aportación. Es una forma de devolver lo que ellos nos regalan con tanto esfuerzo y dedicación. 

¿Labor esencial la de la Asociación Española Contra el Cáncer?

Todos podemos hacer mucho más. Ya era voluntaria de la AECC, aunque nunca me había acercado de manera física a la sede. Ha sido a raíz de enfrentar el cáncer, ya que también falleció mi cuñado y mi suegro por esta enfermedad. Me acerqué para buscar ayuda psicológica para mi familia y desde ese momento ya no salí.

ARCHIVADO EN: Cáncer, Enfermedades, Libros, AECC