"Robert Rodriguez y Cameron fueron mis papás en 'Alita'"

J. VILLOSLADA
-
"Robert Rodriguez y Cameron fueron mis papás en 'Alita'"

La protagonista de esta película de ciencia ficción, que próximamente estará en DVD y Blu ray, cuenta su experiencia en un rodaje muy excitante porque se basaba en gran parte en la técnica de la captura de movimientos

El 24 de julio llega al mercado doméstico uno de los grandes lanzamientos del año, Alita:ángel de combate, que supone la colaboración de dos cineastas visionarios, James Cameron (Titanic, Avatar) y Robert Rodriguez (Sin city, Spy kids). Es una película de ciencia ficción convincente, inmersiva y emocionante. Mediante el uso de la tecnología punta de captura de movimientos que inició Avatar, y situada en el año 2563, se cuenta la historia de una ciborg abandonada, Alita (Rosa Salazar), que es rescatada por el médico Dyson Ido (Christoph Waltz) y comienza un viaje para descubrir su increíble pasado en el que se convierte en una cazarrecompensas y participa en el mortífero deporte del Motorball. Basada en el manga de 1990 de Yukito Kishiro, esta aventura ha tardado 20 años en hacerse realidad y se ha rodado con increíbles efectos especiales, humor y emoción. La protagonista, Rosa Salazar, no es muy conocida para el gran público español, pero en EEUU, sobre todo entre la comunidad latina, es una celebridad, y ahora confía en que este filme le lance al estrellato. 
¿Qué fue lo más difícil a la hora de construir el personaje de Alita?
Hay un reto que no supe ver cuando empecé mi entrenamiento. Sabía que físicamente sería un gran desafío, pero no pensé en el enorme reto mental que supondría. Algunos días podía ver el progreso que estaba haciendo. Me volvía fuerte y todo funcionaba como debería ser. Sin embargo, otros iba a entrenar y me sentía absolutamente destrozada: mi cerebro no conectaba con mis pies, sentía como si mis piernas fueran de cemento, mis patadas no llegaban tan alto como me hubiera gustado. No deseaba ser uno de esos actores que simplemente quedan muy bien en la pantalla. No solo puse en forma mi cuerpo. También puse mi mente a punto y la convertí en la de una guerrera.
¿Qué piensa de la captura de movimientos en su interpretación?
Llevo un traje de captura de movimiento y un casco con dos cámaras de alta definición que apuntan directamente hacia mí desde un soporte. Estoy frente a las cámaras la totalidad del tiempo de cada escena. Tienes que ser consciente de que llevas este artefacto sobresaliendo de tu cabeza. 
¿Cómo describiría su relación con James Cameron y Robert Rodríguez?
Siempre digo que ha sido como tener dos papás. Ambos me miran con ese halo paternal. Ha sido extraordinario. Jamás hubiera esperado ver a estos dos titanes del séptimo arte trabajando juntos sin descanso en una especie de simbiosis. Cualquiera podría esperar fanfarronerías o una lucha de egos, pero no hubo nada de eso. Fueron adorables y se respiraba un respeto mutuo en todo momento. Era algo digno de ver. Podría decir incluso que Jon Landau fue mi tercer padre aquí, enseñándome cuál es realmente el trabajo de producción. 
¿Piensa que las mujeres en particular se sentirán identificadas con el personaje de Alita?
¡Y quién no se sentiría identificado con la historia de Alita! Es una trama con la que se puede identificar todo el mundo. Si hablamos específicamente de las mujeres, pienso que no todos los días puedes ver una película que desentrañe la metamorfosis de una niña que se convierte en mujer. Cualquiera que haya sobrevivido a este viaje y haya llegado al otro lado es una heroína. Se sentirán identificadas con los momentos en los que te sientes insegura, insignificante, el hallazgo en ese viaje interior que te hace encontrarte con lo que te empodera. Creo que es un mensaje positivo. 
¿Cree que una actuación con captura de movimiento estará alguna vez nominada a un Oscar?
Creo que es algo que va a suceder algún día. No hay ninguna diferencia entre lo que hacemos hoy con un personaje con captura de movimientos y lo que se hace con maquillaje o efectos especiales. No importa cuál sea el personaje. La clave está en quién está tomando las decisiones creativas para ese personaje. Eso es interpretar.