scorecardresearch

Investigada la alcaldesa por la denuncia de unos okupas

J.M.
-

La regidora de Almonacid declarará el jueves por un delito de coacciones y amenazas. «Me creo que actué en la legalidad porque tenía que estar con mi pueblo», señala

Investigada la alcaldesa por la denuncia de unos okupas

La alcaldesa de Almonacid, Almudena González, declarará como investigada el jueves, a las 11:30 en el Juzgado de Instrucción número 1 de Orgaz, por un delito de coacciones y amenazas, a raíz de la denuncia presentada por un grupo de okupas en la Guardia Civil tras una manifestación vecinal. «Me creo que actué en la legalidad porque tenía que estar con mi pueblo», aseveraba ayer a este diario esta licenciada en Derecho y funcionaria de la Administración de Justicia. Junto con ella, declararán también el jueves otros dos vecinos denunciados por los okupas.

La alcaldesa de Almonacid, una localidad a unos 20 kilómetros de Toledo por la autovía de los Viñedos, empezó a mascar la impotencia el 30 de agosto del año pasado. Esa tarde, Almudena González recibió el aviso de un vecino por el intento de ocupación de una vivienda. La Guardia Civil iba ya de camino, pero los ocupas habían sustituido la cerradura y mostraban la llave para seguir en el inmueble.

Así lo explicaba entonces a este diario la alcaldesa, que ocupa el cargo desde 2019. Se trataba de la primera ocupación de una vivienda en este municipio de poco más de 900 empadronados, lejos de las comarcas de La Sagra y Torrijos, las más castigadas por este fenómeno ilegal. «Mi pueblo es tranquilo», insistía ayer a este diario. Esa misma semana de 2021, había ya cuatro viviendas ocupadas en la zona de la calle Valcárcel. La primera familia ocupó un chalet adosado de una promoción de hace unos 10 años. La otras tres casas pertenecían al mismo conjunto.

«Mi teléfono no ha parado ni el de las oficinas municipales», señalaba entonces por «el pánico» de los vecinos. Los agentes de la Guardia Civil hicieron guardia la primera madrugada para evitar más ocupaciones, pero a la noche siguiente, el Ayuntamiento contó otra casa ocupada.

«No tengo medios para hacer frente a este problema. Tengo que velar por la seguridad de mis vecinos, pero no tengo medios. La ley no me ampara», se quejaba González con impotencia entonces. Y ayer abundaba en que los alcaldes están «desamparados».

Cinco días después de su llegada, los okupas abandonaban las viviendas en las que se habían instalado ilegalmente en los días previos. Una gran protesta vecinal convocada en la plaza de la localidad alcanzó la zona de las casas ocupadas. Más de 300 vecinos anduvieron hasta el área donde se encontraban los okupas.

La alcaldesa indicó que los okupas acudieron ese mismo día a la Guardia Civil y presentaron la denuncia por la que está citada para declarar el jueves en el Juzgado de Instrucción número 1 de Orgaz.