Declaran potable tres meses después el agua de 4 pueblos

J.M.
-

La Junta ha dado el visto bueno al servicio de Sevilleja, Gargantilla, El Campillo de la Jara y Aldeanovita, en las vísperas de los días de mayor concentración de vecinos

Declaran potable tres meses después el agua de 4 pueblos

Los 1.500 empadronados de Sevilleja de la Jara y la pedanía de Gargantilla, El Campillo de la Jara y Aldeanueva de San Bartolomé (Aldeanovita) han pasado tres meses inolvidables. Y no precisamente por memorables. La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha informó el miércoles por la tarde de que el servicio de la red general era apto para el consumo humano, después de que quedara prohibido el 3 de mayo. «Estoy contento. Vamos a respirar por fin», comentaba ayer a este diario el alcalde de Sevilleja y vicepresidente de la Mancomunidad de Río Frío, Faustino Ollero.
La aptitud correcta del agua procedente de la presa de San Vicente llega en las vísperas de la semana de mayor ocupación de estos pueblos. Por ejemplo, Sevilleja y Gargantilla celebran ahora una semana cultural cubierta de actos. «El agua es clara y transparente», asegura el regidor, quien apunta que el consumo se dispara estos días de los 70.000 litros a la hora habituales a los 120.000 litros entre los cuatro depósitos de las localidades. «Esperemos no volver a tener problemas», dice.
Los ayuntamientos han comunicado inmediatamente con  bandos públicos este visto bueno del Instituto de Ciencias de la Salud sobre la calidad del agua, que deja en evidencia no obstante las carencias del servicio público. «Estos años llovía. Y en 2019 hemos bombeado pronto y no estábamos muy preparados», reconoce Ollero, teniendo en cuenta que la mancomunidad bailó entre el abastecimiento de Río Frío, de mayor calidad, y el de la presa de San Vicente. La escasez de reservas del primero obligó a recurrir a San Vicente, con diferenes problemas para lograr la potabilidad.
Además, el abastecimiento de San Vicente supone un extraordinario gasto de energía para estas cuatro poblaciones, que desembolsan aproximadamente 5.000 euros al mes. La tardanza del visto bueno de la Junta motivó también que el Ayuntamiento de Sevilleja costease una partida de garrafas de agua para abastecer a los vecinos durante el mes de julio.