scorecardresearch

Una ocurrencia deja al CD Illescas en la cuneta (0-1)

J. M. Loeches / Alcázar
-

El CD Illescas se queda fuera de la final de los 'playoff' tras ceder ante un gol de chilena del Villarrobledo en los primeros instantes del encuentro

Una ocurrencia deja al CD Illescas en la cuneta (0-1) - Foto: Laura Pérez

Una chilena de Josemi apenas comenzado el encuentro le sirvió al CP Villarrobledo para meterse en la final regional de los 'playoff' de ascenso a Segunda RFEF y dejar en la cuneta al CD Illescas. Esa ocurrencia que no tuvieron los sagreños fue oro en una eliminatoria igualada, como se preveía, pero sin apenas continuidad por las constantes interrupciones.

Lo que se presentaba como un choque cerrado cambió de repente con el disparo acrobático de Josemi. El atacante del cuadro roblense recibió un balón dentro del área y, de espaldas a la pelota, no le quedó otro recurso que disparar de esa manera poco ortodoxa para hacer inútil la estirada de Santomé. El gol valía igual, y ponía por delante a los de Miguel Aroca, cuando todavía no se había cumplido el tercer minuto de juego.

El resultado obligó al CD Illescas a tener más el control. Al Villarrobledo tampoco le disgustaba esta situación. En dos pases, se plantaron sin problemas cerca del área. De hecho, un pase filtrado a Javi Feria estuvo cerca de convertirse en el segundo, pero su lanzamiento con la izquierda se fue bastante desviado.

El cuadro sagreño contó con un buen puñado de aficionados en Alcázar de San JuanEl cuadro sagreño contó con un buen puñado de aficionados en Alcázar de San Juan - Foto: FFCMFue una acción aislada porque el peso lo seguía sosteniendo el equipo sagreño, que intentaba encontrar huecos en la cerrada defensa albaceteña. Fer Harta se hizo uno dentro del área chica, pero el lanzamiento no cogió dirección hacia la portería. Se pidió mano en el área del Villarrobledo. Y, poco después, la misma infracción en el área contraria. Ninguna fue para Sancho Amat. A seguir. El encuentro entró en una fase de quejas, por parte de un lado y de otro, que lo acabó parando sin necesidad por algunos lances bruscos.

Se rompió ese tramo con una peinada de Gustavo cazada perfectamente por Adri Real. Fue a lo máximo que aspiró el CD Illescas cerca de la media hora. Tener la brújula no era garantía de nada porque los de enfrente se estaban defendiendo sin agobios. Lo peor fueron los parones constantes que se sucedieron por el juego intenso.

El caso es que se entró en los últimos minutos del primer acto sin continuidad, pero con un equipo, el CD Illescas, con la posesión y las ganas de igualar. El recurso del balón parado era una vía magnífica para encontrar el gol. Tampoco se exprimió, y eso que Machuca, de falta directa, provocó una parada de mérito de Adri Real. Menos cerca se estuvo en el córner posterior, lo último reseñable antes del descanso.

No cambió nada en el arranque de la segunda parte. El juego seguía trabado, con protestas. El Villarrobledo no permitió al conjunto illescano trenzar jugadas en transición, uno de sus fuertes. Pero el entrenador tampoco cambió el panorama. Ni de esquema ni de jugadores. Un saque de esquina cabeceado por Piriti fue la producción ofensiva en los primeros diez minutos tras el reinicio.

Con el paso de los minutos, se fue acercando cada vez más, y Fer Harta dispuso de un tiro cruzado que se perdió pegado al palo. En el minuto 63 entraron los dos primeros cambios, Collazo y Rodri Alonso. Tampoco se modificó el dibujo. El CD Illescas anduvo torpe para despejar un balón dentro del área que Jorge García no convirtió en el 0-2 por muy poco.

Hacía ya unos instantes que la semifinal estaba volcada hacia el lado roblense. Lo que no cambiaba eran las interrupciones. Demasiadas. Eso le beneficiaba al que estaba por delante. Y si se empiezan a tomar riesgos… El entrenador de los sagreños llamó a Cuesta para sustituir a Piriti, y, ahora sí, pasar a defensa de cuatro. No estaba tan a gusto en esos momentos el Illescas, con veinte minutos por delante.

De todos modos, Fer Harta tuvo una oportunidad importante, otra vez con un disparo demasiado cruzado. Era el minuto 77. Creció de nuevo el interés por batir a Adri Real. Era la necesidad. Había que llevar la eliminatoria a la prórroga, como mínimo. Los nervios empezaron a aflorar, y también el cansancio. Pases defectuosos y carreras escasas. Pero era necesario un esfuerzo extra. El ecuentro estaba vivo. Y es que, un saque de esquina del recién entrado Álex Valerio acabó dentro de la portería. No valía. Le habían derribado a Santomé. La afición roblense no lo entendía.

Metidos en los últimos cinco minutos, la escuadra sagreña se fue hacia adelante con mayor ímpetu, pero lo cierto es que se estaba jugando poco. Casi nada. En otro saque de esquina, el balón se paseó en varias ocasiones por el área. Ya estaba Santomé al remate, sin consumirse los 90 reglamentarios. Sin embargo, no existió esa acometida que hubiera llevado el partido al tiempo extra.