scorecardresearch

La oposición ve «vacío» el convenio de Vega Baja

M.G
-

Los grupos municipales echan en falta medidas concretas, compromiso presupuestario y un mayor ámbito de actuación que no excluya a La Peraleda y la Fábrica de Armas

La oposición ve «vacío» el convenio de Vega Baja - Foto: Yolanda Lancha

El desencuentro estaba cantado desde hace meses. La oposición ha ido dando pistas en las comisiones de Urbanismo de su incredulidad sobre el retraso del convenio de Vega Baja y, sobre todo, de su falta de confianza hacia un acuerdo entre el Ministerio de Cultura, la Junta y Ayuntamiento de Toledo que consideran «que nace vacío».

La tensión en la convocatoria se desató a primera hora de la mañana tras la intervención que realizó el concejal de Urbanismo, José Pablo Sabrido, para informar del convenio marco de Vega Baja, que publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) hace dos meses y medio. Los grupos estaban deseando que se les facilitase la información que no les ha llegado desde hace meses y vieron la oportunidad de denunciar el ninguneo al que el equipo de Gobierno somete a los grupos al no informar a tiempo y al no contar con su participación.

«Se trata de un convenio que abre paso a convenios específicos de actuación y ahí no vamos a estar parte de la soberanía popular del Ayuntamiento porque ni nos han querido ni parece que nos quieran en las comisiones», protestó el portavoz de IU-Podemos, Txema Fernández, en varias ocasiones. En este caso, dejó claro «que ni la explicación convence ni lo publicado en el BOE» porque no se plantean proyectos concretos, un calendario de actuación y tampoco se establece «un compromiso presupuestario».

En esta línea, a Fernández le preocupa que el equipo de Gobierno municipal tenga la capacidad de decidir qué grupos o entidades participan en los convenios específicos que se irán desarrollando y considera inadmisible que no quiera que la oposición participe, aporte y debata a pesar de que se trata de uno de los grandes proyectos de ciudad.

A pesar de que Sabrido resaltó la importancia de que las tres administraciones se hayan puesto de acuerdo «por primera vez» para preservar y sacar del olvido a Vega Baja y explicó que en la comisión de seguimiento únicamente puede haber un representante de cada una de las tres administraciones firmantes, los grupos siguieron expresando sus reservas.

En este caso, Pablo Corrales, concejal del PP, fue muy crítico con  la insistencia del equipo de Gobierno al apuntar que se trata de un proyecto de ciudad. «Si todo lo controla el PSOE, el convenio seguirá siendo del PSOE y no un proyecto de ciudad». Insistió en que en el convenio marco «no hay nada» y nace ya con un incumplimiento porque aún no se ha celebrado la  primera reunión que tenía que haberse materializado ya, puesto que contaba con un mes de plazo tras la publicación del BOE. En este caso, Sabrido señaló que se ha producido un problema de agendas, peros dejó claro «que está habiendo contactos para avanzar en lo que se debe acordar» y su retraso «no entorpecerá el desarrollo del convenio».

En su opinión, «lo importante es que aquí estamos y vamos a trabajar por Vega Baja y el Circo Romano y no nos vamos a perder en dimes y diretes ni en enturbiar una cuestión que solo tiene una buenísima finalidad», apuntó Sabrido, sorprendido al mismo tiempo por las críticas políticas de una oposición «desesperada» en la que algunos de sus miembros «no se han leído el convenio después de dos meses».

muchas preguntas Para Ciudadanos, las explicaciones del PSOE se han quedado muy cortas.  «Nos ha dejado, si cabe, más decepcionados porque el convenio nace vacío y sin proyectos», resumió Araceli de la Calle. Tenía otra esperanza sobre el convenio tal y como arrancó la legislatura en relación al «ambicioso» plan especial de Vega Baja, pero ahora está convencida de que son «palabras vacías».

A este grupo tampoco le convence que el acuerdo lo lidere una comisión de seguimiento que obviará al resto de partidos políticos del Ayuntamiento a pesar de que los grupos de oposición «representan a gran parte de los ciudadanos de Toledo».

De la Calle también subrayó su sorpresa al conocer que el ámbito de actuación del convenio es menor del que se esperaba. Una postura que también compartió PP e IU-Podemos, que echan en falta que las tres administraciones también tengan en cuenta La Peraleda y la Fábrica de Armas.

Por otra parte, la concejala de Vox, María Ángeles Ramos, resaltó que el convenio está lleno «de trampas» y considera que la explicación de Sabrido no es suficiente. «Nos hemos quedado igual», insistió y remarcó también lo poco que le gusta el acuerdo.

El más discreto en su intervención fue el concejal no adscrito Luis Miguel Nuñez, a pesar de que también dejó entrever que el convenio  tiene margen de mejora. Comentó durante la comisión el hecho de que los grupos municipales queden excluidos de la comisión de seguimiento del convenio y considera que, al menos, «sea el Ayuntamiento el que tome las iniciativas»cuando tenga que sentarse con la Junta y el Ministerio de Cultura cuando se vayan sentando las bases del desarrollo del convenio.