scorecardresearch

La ciudad deportiva es el gran objetivo de los nuevos dueños

J. M. Loeches
-

Fernando Núñez Lirio ve fundamental más y mejores instalaciones para el crecimiento del club, además de una residencia que pueda acoger al talento que no se tiene en casa

La ciudad deportiva es el gran objetivo de los nuevos dueños - Foto: Yolanda Lancha

La llegada de Grupo Ibérica al CD Toledo parece que lleva aparejada, por fin, la creación de uno de los anhelos históricos, la creación de una ciudad deportiva. Así lo reconoció el nuevo dueño, Fernando Núñez Lirio, que incluso reveló que llevará aparejada una residencia para jugadores.

Será el sostén para todo el entramado profesional que pretende levantar la empresa que ha adquirido la mayoría accionarial del club. En este cometido parece que cuenta como punto fuerte con el presidente, Joaquín Sánchez-Garrido, quien incluso reconoció que existen ya dos o tres ubicaciones candidatas a la nueva instalación. En este sentido, el mandatario aseguró que ya llevan trabajando en ello: «Por eso, no queremos que sea un anunció más en una rueda de prensa más».

Evidentemente, la financiación es la gran incógnita, puesto que se necesita un gran desenvolso económico para desarrollar este proyecto, de ahí que se dijera que en el club verde abren los brazos a las instituciones, sin las cuales sería inviable llegar hasta el final.

Núñez Lirio también añadió que no irán «a lo loco» sino «paso a paso» para que «vayan resolviéndose todos los problemas». La idea está en su cabeza, sobre todo porque «para crecer, necesitamos instalaciones» ya que considera que «a Toledo le faltan infraestructuras deportivas para que podamos crecer; con un campo no vamos a ningún sitio». De hecho, por ejemplo, el equipo femenino no ha podido ejercitarse a campo completo en toda la temporada.

El máximo accionista acudió al éxito del Juvenil, que militará la próxima campaña en División de Honor, para justificar la construcción de esa residencia de futbolistas.  «Es otro déficit porque no podemos sostenernos solo con lo de dentro, y ahora mismo no tenemos un lugar para traer a los de fuera», explicó.