Los feriantes esperan que los conciertos salven la feria

M.G
-

La impresión sigue siendo negativa dados los resultados de las ferias del Corpus Christi. Si bien, la programación reserva actuaciones en La Peraleda a diario, una de sus reivindicaciones

Los feriantes esperan que los conciertos salven la feria - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Las fiestas de agosto ya están aquí y los feriantes echan horas y horas para tener a punto sus atracciones, puestos e instalaciones de cara a la inauguración y el pistoletazo de salida de una feria que está agotando el tiempo de descuento en La Peraleda, un emplazamiento que ha ido perdiendo fuelle en los útlimos años debido al abandono de la zona, la falta de conciertos con tirón en distintas ocasiones y la apuesta por otros emplazamientos que van cobrando fuerza en el programa para disfrutar del ocio en estos días tan señalados.
La impresión general de los feriantes no cambia. Han pasado casi dos meses desde las fiestas del Corpus Christi y se nota que todavía pesa su balance negativo. Ellos no dieron el aprobado a estas fiestas que consideraron «flojas» por la escasez de público a pesar del buen tiempo y de la celebración del concierto ‘Máxima Corpus’ en La Peraleda, que atrajo a 45.000 personas. Una decisión municipal que pudo ayudar a hacer caja tras la queja generalizada de los feriantes en 2017 por la ausencia de conciertos en este recinto, salvo la actuación de una orquesta.
Sin embargo, el programa de ferias y fiestas de este año sí se ha fijado de nuevo en La Peraleda y ha incluido conciertos y actuaciones todos los días. Hoy se inaugurará oficialmente la feria, a continuación habrá la tradicional pólvora y la noche se rematará con el concierto de ‘La casa azul’. También pasarán por allí ‘Modestia Aparte’, ‘Efecto mariposa’, y una ludoteca itinerante para los pequeños. Además, se ha establecido el 20 de agosto como el Día del Niño y habrá descuento en las atracciones a partir de las 20 horas.
Por tanto, este programa de fiestas puede devolver en parte la sonrisa a los feriantes a pesar de que las fiestas del Corpus Crhisti no resultaran tan productivas como podría esperarse. Asimismo, la experiencia positiva de las fiestas de agosto del año pasado también cuenta. El balance fue tan bueno que los feriantes las calificaron «de bombazo» por la gran cantidad de público de todas las edades en La Peraleda e incluso  remitieron un escrito al Ayuntamiento agradeciendo su esfuerzo, aunque no suele ser la tónica habitual en los últimos años.
En general, la impresión de los feriantes lleva siendo la misma desde hace tiempo y la resignación se asoma enseguida que se pregunta cómo ven estas fiestas. La mayoría cree que es necesario un nuevo recinto porque observan que los toledanos prefieren disfrutar estos días en el Casco Histórico y en otras zonas de la ciudad. En definitiva, la feria se ha quedado un tanto desligada en comparación con los años en los que La Peraleda era un emplazamiento más atractivo que recibía numeroso público y siempre había colas de coche para entrar y salir del recinto.
futuro. El nombre de Safont todavía suena lejano para los feriantes a pesar de que desde el Ayuntamiento se ha hablado mucho en la anterior legislatura sobre el nuevo recinto ferial, que se ubicará en una zona de la ciudad centralizada y bien comunicada. Quizá La Peraleda pueda cerrar sus puertas como recinto pronto, pero muchos de ellos desconfían de la iniciativa porque no manejan información del proyecto ni saben si hay fecha para el traslado del ferial. Ellos lo único que quieren es que Toledo lo pase bien con sus fiestas, que la gente disfrute, consuma, compre y se monte en las atracciones para que las ferias hagan su agosto como manda la tradición y el calendario.