Quintanar aprueba un proyecto de 1,1 millones en una rotonda

LT
-

El Ayuntamiento destaca que la obra de la Carretera de Miguel Esteban resulta muy necesaria para regular el tráfico. El proyecto estará terminado en 2022

Quintanar aprueba un proyecto de 1,1 millones en una rotonda

El proyecto y los pliegos de licitación de la obra de la Rotonda de la Carretera de Miguel Esteban aprobó el día 4 en Junta de Gobierno Local, una obra muy necesaria en la población para la regulación del tráfico en la zona de manera segura. Así, con un precio tipo de licitación de salida de 1.124.000 euros, IVA incluido, cuenta con un plazo de ejecución de seis meses desde la adjudicación de la obra, por lo que a lo largo de 2022 se podrá disfrutar de este nuevo entorno.

El alcalde, Juan Carlos Navalón, que se congratulaba de poder dar esta buena noticia y que el proyecto sea ya una realidad para Quintanar, daba la enhorabuena al estudio Equipo Consultor Jesus Pintado Manzaneque por la redacción del proyecto; así como a los servicios técnicos y administrativos del Ayuntamiento por el trabajo desarrollado.

El proyecto prevé entre las actuaciones la renovación de las redes de abastecimiento de agua potable y los colectores de aguas residuales, con sus acometidas domiciliarias. Además, figura la instalación de un colector de pluviales de hormigón de 1.000 milímetros de diámetro, con objeto de convertir la red de saneamiento del municipio en separativa.

En este sentido, el documento servirá para mejorar la accesibilidad de los peatones, suprimiendo las diversas barreras arquitectónicas y generando accesos peatonales de carácter urbano en ambos laterales del vial y a lo largo de toda su longitud. Asimismo, los itinerarios peatonales tendrán una rasante uniforme, sin altibajos, incluso en los pasos de peatones que crucen las vías de tráfico rodado.

El proyecto de Quintanar ordenará el tráfico rodado e impedirá por lo tanto los movimientos indiscriminados, entradas a zonas particulares, giros a la izquierda, alta velocidad determinada por la disposición de carretera que tiene actualmente.

La iniciativa servirá para calmar o templar el tráfico, por lo que evitará una velocidad excesiva en una vía de carácter puramente urbano, a través de la construcción de una glorieta de giro que cumpla con la doble función de canalizar los giros a izquierda y disminuir la velocidad de los vehículos.

El proyecto reducirá la velocidad de los vehículos con la instalación de reductores de velocidad previos a todos los pasos de peatones y para garantizar unas condiciones de visibilidad óptimas quedarán iluminados convenientemente. Además, para los tránsitos en bici, se dispondrá un ciclocarril que permita el paso mixto de vehículos y bicicletas con prioridad de estas últimas, y la velocidad máxima no superará los 30 kilómetros por hora.