Celaá no descarta un Gobierno de coalición con Irene Montero

Agencias
-

El Ejecutivo avisa que, salvo la entrada de Iglesias en el poder, todos los escenarios son posibles pero que "es una pretensión inasumible sacrificar el interés general" al del propio líder de Podemos

Celaá no descarta un Gobierno de coalición con Irene Montero - Foto: BALLESTEROS

La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, no ha descartado este viernes la posible incorporación de Irene Montero ni de otros miembros de la dirección de Podemos en un ejecutivo de coalición, insistiendo en que el candidato a la investidura, Pedro Sánchez, solo ha dejado claro que quien no puede estar es Pablo Iglesias. "No ha dicho más de nadie, por lo tanto, todo lo demás creo que es un escenario abierto", ha declarado. 
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha avisado de que Sánchez ha hecho "una oferta generosa" y ha acabado aceptando lo que pedía Podemos: un gobierno de coalición, todo ello unos días antes de que comience, el lunes, el debate de investidura de Sánchez.
Así, se ha preguntado si acaso los de Iglesias piden ahora "otra cosa" y le ha advertido de que es él quien tiene que decidir entre el interés general o el suyo personal y que "lo que se pone en un lado y en otro de la balanza no es comparable". 
"Es una pretensión inasumible sacrificar lo que es el interés general al interés de una persona, eso no tiene un pase, yo no lo creo, no creo que Pablo Iglesias, él mismo, pase por ahí, no creo que lo quiera, que por mor de una persona vayamos a sacrificar el interés general", ha zanjado. 
Sánchez se someterá a una primera votación el martes, en la que debería obtener mayoría absoluta del Congreso (176 votos) para ser investido y, en caso, contrario, a una segunda el jueves, en la que le bastaría tener más votos a favor que en contra, pero tampoco los tiene asegurados sin acuerdo con Unidas Podemos.   La portavoz ha tratado de argumentar que no sería lo mismo la entrada de Iglesias en el Gobierno que la de alguien de su equipo, afirmando que, si se produce una discrepancia entre ministros de distintas fuerzas políticas, el "grado de tensión" no es igual si uno de esos ministros es el líder del partido en cuestión. Eso sí, no ha querido precisar si eso podría significar incluso el fin de la legislatura.
 

Presión de ERC y de personalidades de la cultura española

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha mantenido este viernes la incógnita sobre cuál será el sentido de voto de su partido en el debate de investidura. En declaraciones a los periodistas tras reunirse la dirección del partido, ha alegado que ERC no se puede pronunciar sobre algo que "no existe" -el acuerdo PSOE-Podemos-, y ha pedido a los dos partidos que, por responsabilidad, lleguen a un pacto para desencallar la legislatura. 
El republicano ha lamentado cómo se están llevando las negociaciones entre el partido de Sánchez y el de Pablo Iglesias y ha criticado que, en lugar de hablar, se "amenacen" y se intercambien reproches a través de comunicados de prensa. ERC tampoco quiere avanzar y explicar qué hará si PSOE y Podemos eventualmente llegan a un acuerdo antes del pleno o que hará si no llegan a ninguno, y se ha limitado a insistir que están abiertos a cualquier escenario concluyendo: "Por ERC no será". 
Además, hoy se ha hecho pública una carta en la que más de 200 personalidades del mundo de la literatura, el cine, la música, la docencia y otros ámbitos han suscrito un texto en el que piden al PSOE y Unidas Podemos que inicien "de una vez por todas", con "generosidad" y "altura de miras" una negociación para cerrar un acuerdo de gobierno.

Por un Gobierno de progreso ya es el título de este manifiesto publicado en una tribuna abierta de eldiario.es que firman, entre otros actores y directores de cine como Javier Bardem, Juan Diego Botto, Antonio de la Torre, Aitana Sánchez Gijón, Icíar Bollaín o Achero Mañas; escritores como Almudena Grandes o Benjamín Prado y cantantes como Ismael Serrano, Pedro Guerra o María Rozalén. "No existe ningún bloqueo numérico ni ningún empate catastrófico que justifique poner sobre la mesa nuevos comicios", consideran en el texto en el que reiteran que los resultados de las elecciones del 28A dieron un mensaje claro: "No queremos a la extrema derecha cerca de los mandos del Estado". Sin embargo, más de dos meses después y fijada la fecha para la investidura, los firmantes lamentan que no se vislumbre acuerdo entre la izquierda.