Toledo en banda ancha, para 2020

J. Monroy
-
Toledo en banda ancha, para 2020 - Foto: David Pérez

Gracias a la financiación europea, la fibra sustituirá al cobre en el Casco, San Bernardo, Montesión, Palomarejos, Circo Romano y Vega Baja

El objetivo es que la fibra óptica llegue a toda la ciudad, incluido el Casco, para el año 2020; adiós a las conexiones por cobre. Así lo recoge el convenio recientemente firmado por el Ayuntamiento de Toledo y Telefónica, que se podrá ejecutar gracias a la financiación europea. Con independencia de otros beneficios colaterales, este acuerdo, aprobado el pasado viernes por la Junta de Gobierno Local, va a dar respuesta a la histórica demanda de los vecinos del centro histórico, que durante los últimos años han venido reclamando internet a altas velocidades, que las compañías tan sólo ofertaban a los negocios.
En concreto, el despliegue de fibra óptica beneficiará a comerciantes y vecinos del Casco histórico y de las urbanizaciones de Montesión, Pozuela-La Cerca y San Bernardo; y de las áreas residenciales de Vega Baja y Circo Romano, así como del entorno de Rigoberta Menchú. Este convenio, destaca el Ayuntamiento supone el primer paso para la ordenación del despliegue de la red pública de comunicaciones electrónicas de Toledo, capaz de proporcionar servicios de banda ancha de alta velocidad y de muy alta velocidad, en diferentes zonas de la ciudad, sin cobertura actual.
Las negociaciones no han sido fáciles con esta gran empresa, insinuó la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, la pasada semana, porque el Casco histórico tiene muchos condicionantes a la hora de implantar esta modalidad. «Llevamos tres años trabajando intensamente en esta cuestión, pues siempre lo hemos considerado un agravio comparativo con otros barrios», ha destacado Tolón, para añadir que «no puede ser que empresas, comercios, autónomos y vecinos no disfruten de fibra óptica en el Casco histórico en pleno siglo XXI». A partir de ahora, la primera edil espera que Toledo se convertirá en un referente y en un buen modelo de cara al resto de Ciudades Patrimonio de la Humanidad gracias a este acuerdo.
Financiación europea. La fibra óptica se instalará, por lo tanto, en toda la ciudad, a lo largo del presente año y el próximo 2020. Su implantación es fruto de la concesión del proyecto europeo Pebang, en el que el Casco histórico ha sido un objetivo preferente para la Junta. En concreto, gracias al Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación (Pebang) 2018, la Consejería de Fomento va a contar con más de doce millones de euros en subvenciones para desarrollar en la región 26 proyectos que serán materializados por diez operadores diferentes.
Finalmente, el Pebang 2018 ha concedido ayudas para 35 ‘islas blancas’ de Castilla-La Mancha, de las cuales 25 las había solicitado la empresa Telefónica -la mayoría calles o zonas concretas, salvo en el caso del polígono industrial de Manzanares- y diez habían sido pedidas por la Dirección General de Telecomunicaciones: dos barrios de Talavera de la Reina, cuatro de Toledo y cuatro polígonos industriales.
En Toledo fue la Junta de Comunidades la que solicitó que Telefónica pudiera la fibra óptica, gracias a esta subvención en el Casco histórico y las urbanizaciones de San Bernardo, Montesión o Pozuela-La Cerca; y la propia operadora la que propuso los entornos de Rigoberta Menchú y Vega Baja-Circo Romano. Otras zonas por las que los operadores van a recibir subvención para desplegar en esta provincia son la de Batalla de Lepanto en Bargas, calles Lepanto y Urda de Consuegra, Juan XXIII de Madridejos, Miralrío de Nambroca o Mayor del Villar en Ocaña. También se recogen en el listado del Pebang 2018 otros puntos, como la zona de Federico Mayo en Torrijos; Labradores en La Puebla de Montalbán; el polígono industrial de Cazalegas o el polígono industrial ‘El Pradillo’ de Carranque.
Dado que para la consecución del interés común de los programas de banda ancha de nueva generación ya no se precisa de la red de cobre, teniendo en cuenta el impacto de la misma en el paisaje urbano, se desmontará esta red, contribuyendo de esta manera a la mejora de la calidad del paisaje urbano de la ciudad de Toledo.