Crespo espera recibir invitación a la Mesa del Agua

C.M
-

El coordinador regional de IU aseguró haberse enterado «por los medios» de la convocatoria anunciada para el 31 de enero, por lo que confió en «estar incluidos» en el encuentro

Juan Ramón Crespo, coordinador regional de Izquierda Unida. - Foto: Víctor Ballesteros

Juan Ramón Crespo tuvo a bien asegurar que se enteró de la convocatoria de reunión de la Mesa regional del Agua «por los medios de comunicación» que dieron cuenta del avance emitido por el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo sobre la celebración del encuentro el próximo día 31 de mes. Y puesto que Izquierda Unida todavía no ha recibido la pertinente invitación, instó al responsable regional a integrarlos en tan celebrada cita si, tal y como apuntó, «pretende que estén presentes todos los partidos políticos y el conjunto de la sociedad civil, para contar con una posición conjunta respecto a la política del agua y trasladarla a nivel estatal».
En este contexto, el coordinador regional de Izquierda Unida confía en recibir en breve la invitación - «ya se nos digo en su día»- si de verdad «desean redactar un texto unánime» en el que estén integrando todos los actores implicados -incluidos los agentes medioambientales y los sindicatos-. No en vano, Crespo aseveró que de no ser así «la Junta hará trampa» demostrando que «no quiere hacer partícipes de la Mesa a quienes tienen notas discordantes con el Gobierno regional».
Sobre la dinámica que espera del Gobierno con respecto trasvases, aludió a que «en los dos últimos meses no se ha autorizado el máximo de agua que puede ser derivada del Tajo al Segura», lo que considera más «como una señal que como una casualidad». De hecho, contempla esta decisión como «la primera cara del cambio de lo que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no pudo hacer en el anterior Gobierno» y sí ahora «al encontrar mayor apoyo para hacerlo».


Paces entre Sánchez y Page. Aprovechó Juan Ramón Crespo para anunciar las esperanzas depositadas en el nuevo Gobierno central en el que, apreció, «se echa en falta la presencia de socialistas de la región», dado que los dos ministros de Castilla-La Mancha -el ministro de Universidades y el de Seguridad Social- «no han desarrollado su carrera política ni profesional en Castilla-La Mancha». En este sentido, insistió en la necesidad de que el presidente regional «deje a un lado las rencillas personales que tiene con Pedro Sánchez, y que no interesan a nadie», para conseguir «unas buenas relaciones con el presidente del Gobierno, porque de ellas puede salir un beneficio para la región y para los castellano-manchegos».
Y puesto que se declaró convencido de que el nuevo Ejecutivo variará las políticas «en beneficio de los intereses de la mayoría social»,  el coordinador regional de IU afeó que «García-Page siga mirando más a la derecha que a la izquierda y compitiendo con la derecha y con Vox, abandonando las políticas progresistas y sociales».