scorecardresearch

El Valencia de Gattuso

Christian Sánchez (SPC)
-

El italiano llega a un equipo a la deriva las últimas temporadas y en el que sus principales puntales pueden abandonar el barco

El transalpino, dirigiendo un encuentro con su anterior equipo, el Nápoles. - Foto: Enric Fontcuberta (efe)

Gennaro Gattuso se ha encontrado, en su llegada al Valencia, a un equipo en depresión, tanto en el plano deportivo como en el económico (ambos van de la mano) y el italiano es el nuevo elegido para reflotar un 'gigante' dormido con tendencia a la autodestrucción.

Con la última final de Copa del Rey, perdida ante el Betis, como única alegría en los últimos tres años para la afición 'che', el técnico transalpino se ha topado con una situación en el bloque de mínima exigencia para una entidad que estaba acostumbrada a luchar con los grandes por el título de LaLiga.

La principal labor del nuevo preparador será devolver al cuadro levantino a competiciones europeas para que esa mejora deportiva vaya elevando el listón a base de ingresar dinero.

El mayor escollo con el que se va a encontrar Gattuso es la salida de los referentes de la plantilla 'che'. Gonçalo Guedes, José Luis Gayà o Carlos Soler apuntan hacia cualquier lado menos al Valencia la temporada que viene. Mestalla seguirá viendo cómo su escuadra se va devaluando con el paso del tiempo, sobre todo tras haber coqueteado dos veces con el descenso

Un reto

Revertir la situación del cuadro 'che' es el mayor reto al que se va a enfrentar el italiano en su corta carrera en los banquillos.

La dirección deportiva está en el aire completamente con un Miguel Ángel Corona que no contó para la contratación del preparador y Peter Lim, el dueño de la entidad, está en el punto de mira de todo el respetable que se da cita cada jornada en Mestalla. Además, Sean Bai acaba de llegar a la Presidencia tras el despido de Anil Murthy.

El proyecto de Javi Gracia de hace dos campañas echó a andar sin pena ni gloria, con el técnico queriendo abandonar el club al mes de llegar. Con José Bordalás la historia parecía distinta, pero salió por la misma puerta de salida.

Gattuso llega a una 'nave' donde tendrá que lidiar con lo que le permitan desde más arriba, algo complicado ante un carácter tan volcánico como el del italiano.