La Rabacht alerta de la amenaza al paisaje

C.M
-

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo presentó un conjunto de alegaciones en las que argumentaba la «injustificada» construcción de 3.000 viviendas en la zona de La Peraleda

La Rabacht alerta de la amenaza al paisaje

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo expresó, durante el periodo de debate suscitado ante la presentación de la Modificación nº 29, su «preocupación por los riesgos urbanísticos que amenazan el paisaje cultural de La Peraleda» ante lo que formuló una serie de alegaciones en las que consideraban «injustificado un incremento cuantitativo de 3.000 viviendas en esta zona de la ciudad situada en la margen izquierda del río Tajo», correspondiente al sector PP.02 del Plan de Ordenación Municipal de 2007, anulado por sentencia judicial.
Los académicos solicitaron que La Peraleda «no sea excluida de las protecciones al paisaje establecidas en el Título VII del Plan Especial del Casco Histórico», y que las futuras actuaciones urbanísticas «vayan encaminadas a la puesta en valor y actualización de este valor patrimonial y no a su destrucción».
En este sentido, solicitaban la «necesaria corrección de la Modificación Puntual n.º 29 del PGMOU en la reclasificación de suelo y la redacción de un documento de estudio de afecciones al paisaje en cumplimiento de la declaración de Toledo como Monumento Histórico (año 1940), de la declaración de Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad (1987), del PECHT (1998) y del Convenio Europeo del Paisaje (2007)», que atiende «al paisaje no sólo como recomendación, sino como obligación para los poderes públicos».


Afecciones arqueológicas. No en vano, la Real Academia alertaba de «las posibles afecciones arqueológicas que puedan producirse en La Peraleda, concretamente en las áreas marcadas en la Carta Arqueológica como A.72 (La Peraleda), A.73 (Azud de La Peraleda) y B.34 (Terrazas San Bernardo-Peraleda)», por lo que solicitaban que «que se garantice la protección y conservación del patrimonio arqueológico, en aplicación de la Ley del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha».
Para finalizar, la entidad aludió a la gestación de un «proyecto global de ciudad, que comprenda que ésta es inexplicable sin los paisajes culturales que la integran» ya que «el urbanismo entendido exclusivamente como disciplina legal relega a un segundo plano la mirada transversal sobre la ciudad». Cuando ésta debería ser entendida, como recoge el PECHT, como «un conjunto integral de edificios, espacios libres, naturaleza integrada, sitio histórico, funciones que se desarrollan».