scorecardresearch

Impacto ambiental favorable para el puente Azucaica-Polígono

F. J. R.
-

La conexión por Toledo no superará los cuatro kilómetros y contará con un viaducto de 300 metros sobre el río Tajo con una altura máxima de 80 metros

Impacto ambiental favorable para el puente Azucaica-Polígono

La alternativa de trazado que ha elegido el Ministerio Movilidad para construir el tramo de la autovía  A-40 entre Toledo y Ocaña conllevará la construcción de un viaducto sobre el río Tajo que conectará los barrios de Azucaica y el Polígono. Dicho proyecto se encuentra ya un paso mas adelante de ser una realidad, toda vez que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al estudio informativo que está redactando del tramo de la autovía A-40 (A-6 – Ávila – Maqueda – Toledo – Cuenca – Teruel) entre Toledo (con la citada conexión con la AP-41) y Ocaña (R-4).

Como resultado del análisis multicriterio realizado, la solución seleccionada por considerarse más favorable para el interés general fue la denominada «alternativa 1 con conexión», con un presupuesto de licitación estimado de 198,7 millones de euros (IVA incluido) y una longitud de 25 kilómetros.

Esta alternativa cuenta con una actuación basada en el corredor de la carretera CM-4001 y, además, incorpora la conexión entre N-400 y TO-22 a través de citado puente que unirá los barrios de Azucaica y el Polígono.

En concreto, se trata de un puente de 390 metros de longitud que desembocará, procedente de la AP-41 (la de peaje Toledo-Madrid), en la calle Ventalomar del polígono industrial, y que desembocará en la TO-23 (antigua N-400 o carretera de Ocaña) a la altura del fin de la parcela del frustrado Barrio Avanzado, en Santa María de Benquerencia.

Tal y como se publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en calidad de órgano ambiental competente en la tramitación ambiental de dicho estudio informativo, se ha formulado dicha Declaración de Impacto Ambiental (DIA), prescribiendo las pertinentes condiciones ambientales y medidas preventivas, correctoras y compensatorias en las que se debe desarrollar el estudio informativo para la adecuada protección del medio ambiente y los recursos naturales.

En el análisis realizado para la obtención de la DIA también se han estudiado las posibles repercusiones de la actuación para los espacios pertenecientes a la Red Natura 2000 (Zonas de Especial Conservación (ZEC) y Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA)), concluyendo que los impactos son «poco relevantes».

El expediente de información pública del proyecto de obra era todo un jeroglífico, porque pasaba a detallar todas las alternativas que se pusieron encima de la mesa para el tramo de la A-40 con Toledo (con distintas opciones cada una de las tres alternativas de trazado), decantándose finalmente por la citada opción «alternativa 1 con conexión».

Anteriormente se había estudiado por el sur del río Tajo, pero la existencia de zonas de explotaciones mineras (cementeras), así como otros condicionantes económicos, no lo hicieron posible, por lo que se decidió acometer este nuevo estudio que integrase todas las alternativas posibles.

De los resultados obtenidos, se infiere que la «alternativa 1 con conexión» es la que resulta más favorable «tanto en el análisis multicriterio, como en los posteriores análisis de robustez y sensibilidad, siendo la que mejor aúna los factores funcionales, medioambientales, económicos, territoriales y de seguridad viaria».

De esta forma, la opción que se piensa ejecutar concluirá el cierre del itinerario de la A-40 entre Toledo y Ocaña, dando así por finalizado el trazado de esta gran infraestructura, bautizada como Autovía de la Meseta Sur, cuyo propósito final es unir Ávila con Teruel.

El inicio de la futura conexión estará en la TO-22, que es el tramo libre de peaje que une la AP-41 con Toledo capital. Discurre en paralelo a Azucaica, pero no será necesario llegar hasta el barrio para cruzar el río.

Se hará una salida con un paso inferior bajo la propia TO-22 que desembocará en la carretera de Mocejón, la CM-4001, conectando con ésta a través de una rotonda pasado el vivero que hay a las afueras de Azucaica.

Desde allí se levantará la parte más costosa del proyecto, un viaducto de 390 metros sobre el río Tajo (310 metros de Zona de Flujo Preferente más 80 metros para vano de compensación) que pese a todo es mucho más económico que los planteados en las otras dos opciones descartadas (uno de 880 que desembocaba frente al nuevo hospital y otro de 895 metros hacía la mitad del polígono industrial).

El tramo de carretera tendrá una longitud total de 3.923 metros, y una vez sorteado el río desembocará a la altura de la nave de la empresa Logisfashion hasta llegar a la calle Río Ventalomar.

Desde allí enlazará con la antigua carretera de Ocaña (N-400), ahora bautizada como TO-23, junto en la rotonda que marca el final del extinto Barrio Avanzado y que tiene conexión a su vez con la calle Vía Tarpeya, que cruza todo el Polígono residencial.