Arroyo pide un almacenamiento de aceite de 50.000 toneladas

Javier D. Bazaga
-

El consejero de Agricultura de Castilla-la Mancha considera clave retirar del mercado una parte importante de la producción para recuperar los precios del aceite de oliva junto con una adaptación del precio

Arroyo defendió mecanismos de regulación de mercado en la nueva PAC. - Foto: JUAN LAZARO

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha lo tiene claro, «tenemos que aspirar a que se almacenen en esta próxima licitación al menos 50.000 toneladas de aceite de oliva para que el mercado reaccione de manera positiva». Así se expresó Francisco Martínez Arroyo tras la reunión que mantuvo con el Ministerio de Agricultura y resto de comunidades autónomas en el marco del Consejo Consultivo de Política agraria de este martes en Madrid. Arroyo cree que solo así se podrá estimular el mercado y provocar la recuperación de los precios del aceite.
Para la primera licitación de almacenamiento España solicitó 100.000 toneladas, pero la Unión Europea solo concedió la posibilidad de almacenar 3.000 tn en el conjunto del país. Solo Castilla-La Mancha había pedido 6.000, según avanzó el consejero. Es por eso que reclamó un almacenamiento de al menos 50.000 toneladas de aceite para el conjunto del país. Una cantidad «razonable» subrayó, que se deberá acompañar de una revisión de los precios y la oferta de las almazaras ya que se trata de un esfuerzo que «hay que hacer en las dos direcciones», dijo.
Martínez Arroyo participó en la reunión del Consejo Consultivo de Agricultura para seguir avanzando en la postura de España de cara a la próxima reunión del consejo de ministros de Agricultura de la UE, donde recordó la posición de la comunidad «clara y contundente» en cuanto a la futura nueva PAC, que deberá establecer los criterios para favorecer una agricultura profesional y una agricultura familiar «que es lo que permite tener el medio rural que tenemos».
«La PAC nos tiene que ayudar a redistribuir la riqueza» apuntó, consciente de que el próximo año 2020 «tendremos que tomar las decisiones más políticas» para poder tener en marcha el plan estratégico nacional cuando entre en vigor la nueva PAC en 2022 donde el presupuesto anterior es una «auténtica linea roja» es decir, no puede reducirse.