scorecardresearch

Botellón no, macrofiestas sí

F. J. R.
-

El Ayuntamiento se niega a levantar la prohibición de beber en la calle en toda la ciudad alegando que «sigue la Covid», pero autoriza a una empresa una fiesta de 5.000 asistentes con venta de alcohol en suelo público

Botellón no, macrofiestas sí

«Sigue la Covid, siguen los muertos y no es broma». De esta forma daba carpetazo el concejal de Seguridad Ciudadana, Juanjo Pérez del Pino, a la propuesta de levantar la prohibición del botellón en toda la ciudad en una comisión celebrada hace apenas 15 días. 

La medida de ampliar a todos los barrios la ordenanza antibotellón, que solo tenía efecto en el Casco Histórico, se tomó en los peores meses de la pandemia y el equipo de Gobierno municipal no ha considerado pertinente cancelarla toda vez que, como manifestó Del Pino, el riesgo sanitario no ha desaparecido.

La medida de levantar la prohibición ni siquiera fue debatida por los distintos grupos políticos, cuyas opiniones fluctuaban desde los que pretendían no prohibir los botellones, sino solucionar los problemas que conllevan; hasta los que alertaban de que la ordenanza antibotellón no se cumplía y pedían más celo o, al menos, un criterio unificado para guiar las actuaciones de la Policía Local.

Por todo esto, sorprende que el equipo de Gobierno municipal se niegue a levantar la prohibición de beber en la calle en la ciudad, alegando un riesgo sanitario por la Covid-19 y las consiguientes aglomeraciones, y, a la vez, permita, y hasta incluya en su programación de la Semana de la Juventud, una macrofiesta que puede llegar a reunir hasta 5.000 personas hoy en La Peraleda.

Se trata del festival universitario Campus Day Festival, un cita organizada por una empresa privada desde hace cinco años. En la última celebrada en la ciudad, en el Campus de la Fábrica de Armas, llegaron a reunirse más de 4.500 personas y, según la web de los propios organizadores, ya tienen más de 4.000 entradas vendidas para hoy.

El respaldo a esta actividad empresarial es máximo desde el Ayuntamiento, cuya Concejalía de Juventud no dudó ayer en sus redes sociales en afirmar que «no es una macrofiesta, sino un festival de música joven. No demonicemos a los jóvenes, que nos han dado una gran lección de responsabilidad».

Sea macrofiesta, festival o reunión de alumnos, lo cierto es que el Ayuntamiento velará con su Policía Local de que no se haga botellón hoy en La Peraleda mientras dure el evento privado (de 17:00 a 2:30 horas, con un precio de 10 a 20 euros por entrada), mientras en su interior se podrá consumir todo tipo de alcohol con cómodos «bonocopas», de 10 a 20 euros, o pagando directamente en barra.

La fiesta está asegurada, sobre todo para los vecinos de todos los barrios cercanos, que ya llevan soportando todo un verano de ruidos con niveles de decibelios superiores a los permitidos -limitadores de sonido averiados incluidos-, y con ello al menos tres expedientes de sanción levantados por la Patrulla Verde de la Policía Local que siguen sin resolverse en Medio Ambiente.