scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


El equipo de Feijoó

04/04/2022

Tendrá en Génova a su gente de confianza, Marta Varela, Mar Sánchez y Miguel Tellado, y en las vicesecretarías a una de las personas que ha estado más cerca de él sin estarlo físicamente, Esteban González Pons.

Varela y Sánchez se mantendrán en el gabinete de Feijóo, donde han estado desde hace años. Tellado será el responsable de Organización Territorial del PP, conoce bien el partido porque como secretario general del PP gallego ha estado muy en contacto con sus compañeros de otras regiones. Y en cuanto a Pons, como se esperaba, Feijóo ha querido aprovechar su experiencia en la política española y en el partido, así como su experiencia y sus contactos internacionales, sobre todo los europeos, clave en esta etapa no solo para el PP sino para toda España. Feijóo ha creado una nieva vicesecretaría para Gonzáles Pons, la Institucional. Feijóo además ha querido tenar a su lado, trabajando, a una de las personas con las que ha tenido más cercanía política y personal en los últimos años.

A ellos hay que sumar los nombres que le han sugerido, o pedido, Juanma Moreno e Isabel Díaz Ayuso: el consejero de Hacienda de la Junta andaluza, Juan Bravo, y el alcalde de Torrejón y senador Pedro Rollán. vicesecretario de Economía el primero y de Política Autonómica y Local el segundo. De las Políticas Sociales se ocupará la manchega Carmen Navarro, diputada de Albacete con experiencia en ese sector en la diputación albaceteña, así como asesora jurídica de ese organismo. Será también la directora general de Finanzas. Todos ellos, además de los nombramientos anunciados por Feijóo el viernes en el congreso de su partido, Diego Calvo como presidente del Comité Electoral y José Antonio Monago presidente del Comité de Derechos y Garantías, conformarán la dirección nacional del PP. Con Cuca Gamarra y Elías Bendodo, números dos y tres del partido en la secretaría general y la coordinación general.

Ya hay núcleo duro en el PP de Feijóo. En la primera ojeada saltan a la vista varios datos: en su equipo más próximo, el equipo que tendrá la responsabilidad de acomodar el partido a lo que él pretende que sea el PP, Feijóo ha querido contar con su círculo pretoriano gallego, y dar más cancha, mucha más cancha, al partido andaluz, el de Juanma Moreno.

Ha incorporado nada menos que a su mano derecha, Elías Bendodo -que no dejará la consejería de Presidencia- y a su consejero de Hacienda. Favoritismo que probablemente ha sido recibido con reticencias por algunos dirigentes regionales que apenas tendrán peso en el nuevo organigrama, pero se comprende: Moreno y Feijóo han establecido una sólida relación de confianza, han aunado fuerzas para plantar cara a Teodoro García Egea cuando se empeñaba en meter mano en las estructuras regionales y, lo más importante, comparten el mismo concepto sobre cómo debe ser el nuevo PP, qué medidas y qué políticas tiene que emprender para ponerlo en condiciones de ganar las próximas generales.

Andalucía, por otra parte, es la región con mayor número de escaños en el Congreso, como ya hemos apuntado; será la primera región en celebrar sus elecciones y es importante que las gane el PP para que ese triunfo arrastre voto en las generales y pueda así impulsar el voto a sus siglas cuando se convoquen las generales.

En cuanto finalizó el primer discurso de Feijóo como presidente del PP, se han producido movimientos interesantes que demuestran que el cambio en la dirección del partido se sigue con interés en Moncloa. Sobre todo su discurso, con una mano tendida al gobierno para alcanzar acuerdos que permitan a Sánchez tomar decisiones sin la constante presión de Podemos, pero acuerdos que para el nuevo presidente del PP llegan condicionados por el respeto a la Constitución, bajada de los impuestos a la energía, defensa de la lengua común, ninguna concesión a los que quieren dividir a España y ninguna debilidad ante los que hacen oposición al gobierno desde dentro del gobierno.

El primer movimiento de Moncloa fue concertar una cita con el nuevo líder de la oposición. Obligada por la cortesía y las formas habituales en democracia, pero no siempre se intenta concertar ese encuentro con tanta urgencia.

Sánchez y Feijóo se reunirán el jueves, después de que el presidente del PP sea recibido en audiencia por el Rey el día anterior. Para Feijóo, era obligado que su primer encuentro institucional fuera con el Jefe del Estado.

El PP que ya dirige Feijóo ha echado a andar. El objetivo del nuevo equipo no puede ser solo mejorar, tarea que no es difícil de cumplir porque parte de una situación precaria. Feijóo únicamente triunfará como presidente del PP si recupera los millones de votos perdidos … y gana las próximas elecciones. Si no, su esfuerzo actual de abandonar Galicia y la Xunta, no habrá servido para nada.