Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2

Leticia G. Colao
-

Talavera cambió de fase saliendo a la calle, llenando más terrazas hosteleras y volviendo a las grandes superficies comerciales, con el 90 por ciento de sus locales abiertos

Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2 - Foto: Manu Reino

Talavera entró ayer con ganas en la fase 2 de desescalada dentro aún del Estado de Alarma, pero con  mucha más flexibilidad. La apertura del interior de bares y cafeterías, aún al 50 por ciento y sin ocupar las barras, y muy especialmente de las grandes superficies comerciales, generó una avalancha de personas con necesidad de libertad de movimiento y enormes deseos de consumir en el comercio de proximidad.
Las terrazas del centro de la ciudad amanecían ayer más ocupadas que en las dos últimas semanas, cuando se entró en la fase 1, aunque el nivel de aforo no ha variado con el cambio de fase. Se trata quizá, decía un talaverano al terminar su desayuno, -el primero fuera de casa-,  de «una cuestión de concienciación, va pasando el tiempo y con ello, las ganas de retomar nuestra vida anterior, aunque siempre con responsabilidad», aclaraba.
Algunas terrazas presentaban un lleno total, lo que contrastaba con el interior de los locales que, aunque desde ayer pueden abrir el servicio en las mesas, lo hicieron de forma mucho más tímida. Las buenas temperaturas y el respeto a los sitios cerrados influyeron en esta situación.
Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2 - Foto: Manu ReinoNo obstante, cabe destacar que algunos establecimientos hosteleros aún no se han decidido a iniciar su actividad económica hasta que la desescalada no esté más avanzada, esperando comprobar la evolución de la pandemia, para hacerlo con todas las garantías y sin tantas medidas de higiene y seguridad. En La Corredera, por ejemplo, no todas las terrazas han llegado a instalarse ya que los operarios municipales remataban ayer los cambios que darán más espacio a la instalación de las mesas.
El comercio también se encuentra casi a pleno rendimiento. Los locales más pequeños ya abrieron sus puertas el 18 de mayo, siempre con las limitaciones y medidas obligadas. Y aunque al principio el respeto a un posible contagio provocó una apertura comercial lenta y «muy poco a poco», la segunda fase ha dejado una nueva realidad.
La calle San Francisco, principal arteria comercial de la ciudad, lucía ayer con muchísima afluencia  de personas, por lo que en determinados tramos era difícil mantener las distancias de seguridad. Los talaveranos, en su mayoría con las obligadas mascarillas, miraban escaparates y entraban en determinados comercios con ganas de comprar en una tienda cercana, mirando y en algunos momentos tocando el producto e incluso preguntando al responsable de la tienda. «Lo he hecho con miedo, pero tenía que hacerlo porque hay que volver a eso que llaman nueva normalidad», indicaba Arancha.
Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2Más terrazas y la novedad de centros comerciales en la fase2 - Foto: Manu ReinoTambién ella hacía un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad después de comprobar como determinadas personas  «se olvidan de todo y tocan todo, sin darse cuenta de que esto ya no es como antes, al menos por el momento». Tampoco llevó bien el «continuo zig-zag» por la calle San Francisco para evitar el roce con la gente, y los grupos de algunas personas que no mantenían las distancias exigidas. «Espero que no nos acordemos de esto en un tiempo».
superficies comerciales. La  entrada en la fase 2 ha supuesto  también, desde ayer, la apertura de los grandes centros comerciales y negocios con más de 400 metros cuadrados, lo que ha permitido que El Corte Inglés abra el total de sus instalaciones con límite de aforo, algunos locales de El Golf así como el centro comercial Los Alfares, que desde primera hora recibió a un elevado número de clientes.
Era el primer día del centro comercial con la mayor parte de sus locales abiertos, después de más de dos meses cerrados por el Estado de Alarma. El gerente de Los Alfares, Jon de Vega, explicó a La Tribuna que el 90 por ciento de sus establecimientos abrieron nuevamente su oferta comercial, en consonancia con el desarrollo de un completo plan director de medidas de seguridad e higiene.
«Ha estado muy animado pese a ser lunes por la mañana, la gente tenía ganas de comprar», indica de Vega a este diario. Los pasillos del centro comercial disfrutaron de un continuo movimiento de clientes que en su mayoría seguía las normas establecidas, con un «exhaustivo control de aforo a tiempo real» y sin pararse en las zonas comunes.
Los Alfares ha vuelto prácticamente a la normalidad, con la apertura de sus grandes marcas como Stradivarius, Mango o Bershka y a falta de H&M, que lo hará mañana. En la zona de restauración, todos a excepción de Vips, en obras, y de Pause Play, que al ser local de juego lo hará en la fase 3. Y los cines, que abrirán sus salas el día 25, siguiendo una estrategia  nacional.
De Vega mostraba su satisfacción porque al elevado número de clientes se une «la responsabilidad de la mayoría, guardando su separación en las tiendas con distancia  y casi todos con mascarillas; quien no la llevaba, que se pueden contar  con los dedos de una mano, se la proporcionábamos nosotros», indica.
El centro comercial Los Alfares estaba totalmente preparado para recibir a los consumidores, y cuenta con dispensadores de gel hidroalcóholico en distintas zonas del centro, además de trazar un itinerario recomendado para canalizar el flujo de clientes. Del mismo modo, previamente y durante todas estas jornadas, se han intensificado las labores diarias de higienización y limpieza de todas las instalaciones y en todo el recinto. Así será la nueva normalidad.