La Junta vuelve a defender un Pacto Nacional de Educación

F.J.R.
-

La consejera de Educación, Rosa Ana Rodríguez, aboga por la modificación y actualización de la LOMCE, a la que culpa de los resultados del informe PISA. Apunta que la evaluación de la región está «en sintonía con la media nacional»

Rosa Ana Rodríguez, en el centro, junto a un grupo de alumnos en la Colección Roberto Polo de Toledo. / - Foto: Yolanda Lancha

El Pacto Nacional por la Educación es un proyecto legislativo ambicioso que nunca ha podido articularse por la inmovilidad de las fuerzas políticas. Es una búsqueda de consenso en la que, precisamente, no se ponen de acuerdo. Se trata, ni más ni menos, que establecer entre todos los partidos un acuerdo de mínimos para evitar que la educación se convierta en un arma arrojadiza electoral y que los distintos gobiernos puedan modificar a su antojo la corriente educativa del país cada cuatro años. Una deriva que repercute negativamente en los estudiantes, auténticas víctimas de la falta de acuerdo.
Por eso, y a raíz de darse a conocer los datos del último informe PISA sobre la educación, la consejera del ramo en la región, Rosa Ana Rodríguez, no dudó este jueves en reiterar que la necesidad de un Pacto Nacional por la Educación «es algo que siempre ha defendido Castilla-La Mancha, en foros nacionales e internacionales».
Rodríguez va mucho más en sus palabras, y señala que ese acuerdo educativo «ya debería estar», puesto que lamenta que «la educación sea utilizada como un arma arrojadiza, ya que tiene que servir para consensuar e ir juntos de la mano, sea el grupo político que sea, o el gobierno que sea, porque con la educación nadie puede jugar».
Así, la consejera ha apunta a que los resultados del informe PISA son «consecuencia de la educación que se ha llevado a cabo bajo el paradigma de la LOMCE». Sus frutos no han sido buenos, y por ello Rosa Ana Rodríguez ha sentenciado que  la LOMCE «es una ley que hay que modificar y actualizar».

«En sintonía con la media nacional y se reduce la brecha de género»

En cuanto a los resultados del informe PISA a nivel regional, expuso que ese documento, «como el resto de informes que se publican sobre la situación de la educación, los tenemos muy en cuenta y nos ayudan a reflexionar para seguir mejorando la calidad educativa en Castilla-La Mancha».
Dicho eso, Rodríguez no desaprovechó la oportunidad de valorar el resultado autonómico, manifestando que  los resultados de Castilla-La Mancha en el PISA «están en la media nacional. Un poco por encima de la media en cuanto a los resultados obtenidos en las pruebas de Ciencias y ligeramente por debajo en las de Matemáticas». Y añadió que existen algunos datos positivos, «como que se reduce la brecha la brecha por motivos de género y en cuanto a las desigualdades geográficas y socioeconómicas».