scorecardresearch

Puesta a punto para un verano exigente

J. M. Loeches
-

Irene Sánchez-Escribano sigue ejercitándose en Sierra Nevada de cara a la pista al aire libre, que trae un Europeo, un Mundial y la posibilidad de sumar su séptimo título nacional de 3.000 obstáculos

Puesta a punto para un verano exigente

Después del paréntesis para participar en Madrid en los 10 kilómetros del Maratón de Madrid, Irene Sánchez-Escribano continúa con su preparación en Sierra Nevada, junto al grupo de entrenamiento dirigido por Antonio Serrano. Es una fase más en esa puesta a punto necesaria para encarar un verano muy exigente, que viene cargado de competiciones importantes.

Pero los objetivos ahora mismo pasan por «volver a correr y tener continuidad». Los últimos meses no han sido los deseados. La lesión que privó a la toledana de acudir a los Juegos Olímpicos tuvo su réplica a finales de año. Eso frenó la progresión que traía de años anteriores e impidió que lucharse por su tercer título nacional de cross, una especialidad en la que se ha convertido en la absoluta dominadora en españa. Sin embargo, la experiencia es un grado y, camino ya de sus 30 años, la atleta del Adidas reconoce que ya tiene «una base grande» que le permiten «llegar a unos mínimos en menos tiempo».

Y es que, el pie le ha dado más lata de la esperada, sobre todo psicológicamente. Como admite, «tenía mucho miedo a romperme, incluso llegué a estar obsesionada con las molestias que siempre tenemos los atletas». Mucho trabajo de psicólogo fue necesario para salir adelante: «Tenía que convivir con esto y empezar a normalizar esos dolores que aparecen». A día de hoy, Sánchez-Escribano puede decir que «lo peor ha pasado» y que ya está cerca de recuperar su mejor nivel.

Los entrenamientos en altura son un estímulo porque «acostumbras al cuerpo a peores condiciones», y era algo que ya le apetecía desde 2018: «Ha sido un invierno raro y quería salir de la rutina». Por eso, su entrenador también la animó a correr el Campeonato de España de 10.000 metros en pista, un ensayo que salió a pedir de boca, con una medalla de plata y una marca cercana a la barrera que ella misma se puso. «Era una prueba psicológica y la verdad es que me gustó bastante», explica sobre su experiencia, que sirvió como «motivación para los meses de febrero y marzo».

La capitalina entrará en acción el próximo 4 de mayo en Nerja, en una carrera de 5.000 metros. Poco a poco se irá buscando mítines para acumular test en su prueba específica, los 3.000 obstáculos. De hecho, ha curso la solicitud para el Campeonato Iberoamericano que tendrá lugar en las localidades alicantinas de Torrevieja y La Nucía a finales del mes que viene.

Los Juegos Olímpicos de 2024, en París, están ya en el horizonte, e Irene Sánchez-Escribano tiene que ir acumulando pruebas en las piernas para buscar una buena marca, ya que no ha podido correr obstáculos desde julio de 2021, antes de lesionarse. Además, la clasificación olímpica, además de por la vía de la mínima, permite obtener una plaza por clasificación, y la única forma de posicionarse es entrando en el tartán con asiduidad.

De todas formas, es momento de centrarse en las citas importantes del próximo verano. Del 24 al 26 de junio está previsto el Campeonato de España Absoluto, en la localidad malagueña de Nerja.

La corredora del Adidas tendrá la oportunidad de adjudicarse su séptimo título de los 3.000 obstáculos. Ya en julio, del 15 al 24, se celebrará el Campeonato del Mundo al Aire Libre, en Eugene (Estados Unidos), mientras que en agosto será el Europeo, del 15 al 21, en Múnich (Alemania).