Barrio de Santo Tomé

Juan Ignacio de Mesa


COP 25

16/12/2019

La Cumbre del Clima que se iba a celebrar en Chile tenía que desplazarse de ubicación por los desórdenes que se estaban produciendo allá. España se ofreció como sede y en poco más de cuatro semanas Madrid acogió tan importante evento con más de 25.000 participantes en representación de más de 150 países. Éxito total para España que ha demostrado de lo que es capaz cuando se lo propone y existe unidad de criterio para llevarlo a cabo. Además, el coste de la cumbre lo han soportado, mayoritariamente, las empresas del IBEX35 y no las arcas públicas, con lo que mejor aún. Cuestión aparte es como se han manejado algunos egos que, día a día, se ponen más de manifiesto, pero esto va en el coste que debemos soportar por seguir permitiendo que no se respeten las reglas de juego. La Cumbre terminó, teóricamente, el viernes y parece que ha sido un fracaso de contenido. Lo que la Ciencia ya ha demostrado y lo que los ciudadanos demandan, no tiene respuesta adecuada en la capacidad negociadora de los Estados representados en la Cumbre. El conflicto lógico entre países desarrollados y no desarrollados, la dependencia que algunos tienen de los combustibles fósiles, crea inercias que impiden los consensos necesarios para adoptar las medidas que ya deberían estar en marcha. La cabezonería de Trump y la actitud de China, supone que los países responsables del 45% de las emisiones no quieran entrar en el juego. Así que habrá que empezar a pensar si serán las actitudes individuales las que hagan más presión para que se lo tomen en serio. Todos los días cada uno de nosotros toma decisiones, pequeñas decisiones pero que pueden ser importantes. Al año se tiran al mar plásticos por un volumen equivalente al de 30 Empire State Building, ¿cuántas horas dejamos encendidas luces de estancias en las que no estamos? ¿podemos reducir el consumo de agua que hacemos en casa? De lo que al cabo del día sale en nuestras bolsas de basura, ¿podríamos haber reciclado o reducido parte de ello?
Sigamos exigiendo que se tomen medidas, pero pasemos nosotros también a la acción.