Austera Esperanza

J.S.
-

El Cristo de la Esperanza realizó su Vía Crucis por la calles del Casco histórico bajo un sepulcral silencio tan solo roto por el golpeteo acompasado de las horquillas que sujetan las andas del paso contra los adoquines

El Cristo de la Esperanza no le hace falta ni un tambor. Le sobra con el acompasado golpeteo de las horquillas que sujetan las andas del Cristo contra los adoquines de su recogido Vía Crucis por las calles del Casco. La austeridad preside la última de las procesiones de Lunes Santo toledano, que ayer salió a las 23,30 horas de la iglesia de San Andrés, una de las joyas desconocidas del patrimonio toledano. 

Es precisamente a la salida, donde la Cofradía de Cristo de la Esperanza se permite la única concesión a la música. Centenares de personas se congregaron en la plaza de San Andrés para oír cantar a los integrantes de la Capilla Mayor del Seminario Mayor San Ildefonso. En esta ocasión interpretaron el ’Judas Mercator Pessimus', pieza musical a cuatro voces de Tomás Luis de Victoria, célebre compositor polifonista del Renacimiento español..

 

 

Cristo de la Esperanza.
Cristo de la Esperanza.