scorecardresearch

«Si se adoptan medidas parche pasará lo que pasa siempre»

Mario Gómez
-

El secretario general de Fedeto pide decisiones a «medio y largo plazo» e insiste en la problemática que puede originar la no adopción de medidas estructurales de forma inmediata

Las estaciones de servicio asumirán en primera instancia la bajada. - Foto: Yolanda Lancha

Desde que el Gobierno de España anunciase el paquete de medidas excepcionales, hasta su puesta en marcha bajo la denominación de «Plan Nacional de Respuesta a la Guerra», han pasado varias semanas en las que el Ejecutivo puede haber recaudado solo en impuestos de hidrocarburos un montante de entorno a 30.000 millones de euros. Por ello que para este plan nacional ponga sobre la mesa entorno a 16.000 millones, «no parece suficiente». Más allá de la cantidad, y a expensas de lo que diga el Decreto, desde la patronal lo que si advierten es la necesidad de «reformas estructurales», que eviten caer en una crisis como la de los años 70, 80 o la reciente de 2008, desde la que aún se arrastran las consecuencias en forma de incremento de  deuda pública, gasto público y déficit público, tal y como explica a La Tribuna Manuel Madruga, secretario general de la Federación Empresarial Toledana.

Unas medidas no concretadas que valorarán desde la patronal cuando salga el Decreto, pero lo que sí tienen claro es que «una cosa es lo que se anuncia y otra lo que finalmente se plasme». Por el momento a la federación le queda una «sensación extraña», por los 10.000 millones que se ponen sobre la mesa así como los créditos ICO, no palian las dificultades de los ciudadanos, que recuerdan a otras «tiritas anteriores».

Madruga aboga por atajar el problema desde la estructura, y más teniendo en cuenta que de los carburantes más de 50 por ciento son impuestos, a lo que habría que añadir el IVA, algo «ilógico», ya que «no tiene ningún valor añadido». Por lo que desde Fedeto, instan al Gobierno central a bajar los impuestos especiales, así como una bajada del IVA. Algo que según el secretario general, y debido a las condiciones económicas españolas no conllevarían ningún problema por parte de la Unión Europea. Si se materializa las medidas anunciadas por el Gobierno, se incurriría en una «burocracia innecesaria para algo que debería ser automático».

Sobre la denominación, en la federación muestran su «sorpresa», puesto que la inflación no es debida a la guerra en Ucrania, sino a una situación arrastrada del último trimestre de 2021, y que de no ser solventada podría llevar a los «dos dígitos a la inflación durante el mes de abril», reeditando capítulos de un 11, 12, o incluso un 17 por ciento.

Desde la patronal son conscientes que determinadas actuaciones no son «favorables electoralmente», pero piden altura de miras a medio y largo plazo, y no adoptar «medidas parche que nos llevarían a lo que ha pasado siempre». 

Mucha burocracia achacan a unos trámites en los que será necesario que las Estaciones de Servicio asuman esos descuentos hasta que se produzca el reintegro por parte de Hacienda, algo que es complicado ya que «no hay tanto remanente de tesorería», y podría convertirse en «financiar la fiesta del Gobierno».