Zárate apunta a Vega Baja para quitar presión al Casco

J. Monroy
-

Fernando Arroyo acusa a las operadoras turísticas de crear falsos patrimonios con parques temáticos y rutas esotéricas y plantea en Toledo «cuestionar lo que viene de ese mercado»

Zárate apunta a Vega Baja para quitar presión al Casco - Foto: David Pérez

Potenciar la Vega Baja puede ser una fórmula para atraer más turismo y quitar cierta presión del mismo al Casco histórico, donde ya está habiendo problemas de masificación. Así lo ha afirmado este martes el catedrático de la UNED Antonio Zárate, quien incluye en Vega Baja el entorno también de Circo Romano, Fábrica de Armas, Cristo de la Vega e incluso el Poblado Obrero. Desde luego, explicó, lo que no se puede hacer es construir las 1.698 viviendas previstas, porque sería el fin de Vega Baja y su paisaje. Lo explicó durante la conferencia ‘Patrimonio y paisaje en Toledo: ¿oportunidad sostenida y sostenibilidad para el turismo?’, que estuvo impartiendo en la Facultad de Humanidades en el seno del seminario ‘Los paisajes culturales y el desarrollo sostenible’.
La conferencia versó en torno a los problemas que plantea Toledo en relación al patrimonio, su conservación, su puesta en valor y sus usos turísticos, así como la relación entre turismo y patrimonio. Aquí puso de manifiesto la tremenda presión turística que hay en la ciudad.
En lo relativo al turismo sostenido, apuntó Zárate, es una actividad importante en Toledo ya desde los años veinte, y ha ido creciendo. «Pero ha habido siempre un equilibrio con la ciudad. Ahora ese equilibrio se rompe, porque el turismo comienza a ser tremendamente masivo, sobre todo porque se concentra en determinados espacios», explicó.
Fue aquí donde Zárate se acordó de otros elementos de valor, que utiliza poco el turismo, como es el paisaje. Porque Toledo no puede entenderse sin su paisaje de alrededor, y el paisaje es uno de los criterios para que sea Patrimonio de la Humanidad. Así, la vista de Toledo desde el Valle es el segundo elemento más valorado de la ciudad, tras la Catedral. Pero hay otras muchas vistas.
Lo que Zárate planteó fue que este paisaje se ponga en valor para generar más riqueza a través del turismo. Una de estas vistas en Vega Baja, lugar que, además, tiene una enorme cantidad de recursos. «Sería susceptible de generar nuevos itinerarios o nuevos elementos culturales, que atrajeran al turismo», apuntó. De esa manera se quitaría presión al centro.
Porque además en el Casco, apuntó Zárate, el itinerario se reduce a unos cuantos monumentos, en un recorrido lineal. Se están dando casos incluso de turismofobia. Vega Baja permitiría una diversificación.
Esoterismo y parques temáticos. Por su parte, Fernando Arroyo, catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, acusó a las operadoras turísticas de crear falsos patrimonios con parques temáticos y rutas esotéricas. Arroyo ofreció en el seminario la conferencia ‘La otra cara del paisaje cultural: patrimonio irreal y turismo insostenible’. Allí quiso subrayar los aspectos problemáticos y contradictorios al desarrollo sostenible, así como destacar, a veces exageradamente, «las contradicciones del modelo de desarrollo de lo que se interpreta por cultura y lo que se interpreta por turismo».
«Estamos asistiendo a formas de creación de patrimonio que no es tal, desde disneylandias falsamente culturales a rutas esotéricas u otras formas, con tal de atraer turistas», apuntó, atraer «un turismo cada vez más deseoso de viajar, sin saber donde, ni por qué, ni cómo». Son, a su juicio, las grandes operadoras las que están dirigiendo los flujos y creando falsos patrimonios.
Así lo apuntó en una ciudad donde las rutas esotéricas existen desde hace más de dos décadas y donde ha surgido Puy du Fou, «el lugar ideal para plantearlo como lugar para discutir», a cuestionar lo que viene de un mercado cada vez más deseoso. Porque, «sin necesidad de eso puede crearse empleo, lo que pasa es que hay que trabajárselo mejor y educar mejor».