scorecardresearch

La deliberación del jurado continuará mañana

EP
-

Los miembros deben decidir sobre la intencionalidad del principal acusado cuando agredió a la víctima mortal

El jurado se retira a deliberar - Foto: Ismael Herrero

El jurado popular que enjuicia en la Audiencia Provincial de Toledo a Jesús B. A., acusado de dar un puñetazo a M.E.B, y causar su muerte tras una discusión con él en Yuncos y a Iván H. L., por un delito de conducción temeraria, se retiró a deliberar hacia las 13 horas tras recibir el objeto del veredicto por parte del juez. Tras unas horas, la deliberación continuará mañana a partir de las 9:30 de la mañana. Los miembros del Tribunal del Jurado permanecen incomunicados en un hotel.

Los hechos se remontan a marzo de 2019, cuando los dos acusados circulaban por el polígono industrial de la localidad, se cruzaron con un trabajador de un taller, empleado de la víctima, tras lo que se generó una disputa en la que J.B.A propinó un puñetazo a M.E.B, que cayó al suelo, y que, después de veinte días ingresado, falleció.

En la sesión de este miércoles, Ministerio Fiscal, acusación particular y defensas han expuesto sus conclusiones finales, dejando a criterio del jurado si Jesús B. A. tenía intencionalidad de provocar la muerte de M.E.B; si este pudo prever con "alta probabilidad" que, tras darle un puñetazo, su acción iba a tener ese resultado o sí solo lo hizo con intención de lesionarle porque se sintió insultado, tal y como ha explicado el magistrado presidente.

Del mismo modo, el jurado tendrá que determinar si Iván H.L, que en un momento de la discusión dio marcha atrás con su coche y fue hacia delante embistiendo a los presentes en la disputa, puso en peligro la vida o la integridad física de esas personas, ha relatado el juez, que ha considerado que esta última causa "no tiene que ver" con la primera y se podrían haber celebrado dos juicios.

La fiscal ha defendido su posición inicial de pedir la pena de quince años de prisión por un delito de homicidio doloso, pues a, su juicio, no se puede saber si el acusado tenía una intención directa de causar la muerte de la víctima, "pero si sabemos que pudo prever que ese iba a ser el resultado".

Por ello, ha querido matizar a los miembros del jurado dos opciones dentro del homicidio doloso: cuando el "principal objetivo" es causar esa muerte, y una segunda, en la que el autor no tiene intención directa de causarla pero si se presenta como "posible" que ocurra, y aún así decide cometer esa actuación.

El ejemplo expuesto por la fiscal para clarificar este matiz ha sido el caso de alguien que va a cometer un robo, empotra un coche contra el escaparate y "mata" a un número de personas. "La intención directa era robar, pero ese autor en su cabeza podría prever que haciendo eso podía causar la muerte, evidentemente".

De su lado, la acusación particular, que se ha adherido a la petición de homicidio doloso y ha alabado el alegato de la fiscal, ha reconocido la dificultad de determinar esa intencionalidad, aunque se ha mostrado tajante al afirmar que fue un "golpe doloso" a una persona que solo intentaba mediar en una pelea.

"Estoy convencida de que no tenía intención directa, es probable que no la tuviera...pero ¿fue una actitud benévola? No. No salió del vehículo y le llevó una caja de bombones, le dio un puñetazo. Lo normal no es salir dando puñetazos por ahí", ha afirmado.

Del mismo modo, ha rechazado que la acción del acusado se remitiera a una imprudencia, porque esta posibilidad se hubiera dado en un contexto de riña, donde ambas partes están agrediendo, y este no es el caso.

Además, ha mencionado la petición para que la viuda y las cuatro hijas de la víctima sean indemnizadas con 50.000 euros, respectivamente, por parte del acusado, una cantidad que considera "moderada", para poder afrontar un "futuro incierto" generado tras perder a un marido y a un padre.

Por otra parte, la fiscal y la acusación particular retiran la petición de pena de cinco años de prisión para Iván H.L por el delito de conducción temeraria, y lo rebajan a dos años de prisión, al retirar el agravante, considerando que con esta conducción no pretendía "ir contra la vida de los demás".

De su lado, el abogado de Jesús B.A ha manifestado que no pedirá la "eximente completa" de la pena que se solicitaba, pero sí su atenuación, alegando legítima defensa, ya que golpeó a la víctima porque esta le intentó agredir. No ve "razonable" que para su defendido se atribuya "la misma pena que para un asesino a sueldo que mata a una persona de dos tiros en la cabeza".

Ha argumentado que el acusado se sintió "acorralado" en una discusión protagonizada por varias personas, dio el puñetazo a la víctima, pero no tenía intención de acabar con su vida, porque si hubiera querido "le habría seguido golpeando".

Asimismo, el letrado ha matizado a la fiscal que existe una diferencia en la consideración de homicidio doloso cuando se prevé que se va a generar un daño, y es que el acusado lo prevea como una alta probabilidad y no como algo posible.

Ha puesto como ejemplo que "todos" podemos haber recibido o haber dado puñetazos, sin creer que ese golpe iba a causar una muerte, por lo que "eso no es previsible para un ciudadano normal". Finalmente, ha trasladado el arrepentimiento del acusado, porque asume que cometió un hecho "lamentable" pero que no debe ser juzgado de forma desproporcionada.

Por su lado, el abogado de Iván H. L. ha reiterado los motivos por los que no se puede sustentar el delito de conducción temeraria contra su defendido. Sí que admite que conducía sin carné --tras haber superado el examen teórico, estaba pendiente de realizar el práctico--, pero ha afirmado que mover el coche unos metros no puede considerarse como un acto propio de conducción, en este contexto, y que la acción no tenía como fin acabar con la vida de nadie.

Solicita las atenuantes de "miedo insuperable" al realizar esta maniobra, por temor a que alguna de persona pudiera atentar contra él y su coche, y de legítima defensa, al defenderse de una posible agresión de los presentes en la disputa, que él no había provocado.

ARCHIVADO EN: Homicidios, Toledo, Yuncos