scorecardresearch

Fedeto pide medidas urgentes ante el conflicto de Ucrania

Lola Morán Fdez.
-

Madruga manifestó que, a corto plazo, no parece que vaya a haber algún tipo de desabastecimiento por la intervención bélica de Putin en el país ucraniano

En los lineales de los supermercados solo escasea el aceite de girasol, cuya venta se ha limitado por el conflicto de Ucrania. - Foto: L.T.

La Federación Empresarial Toledana (Fedeto) ha trasladado la necesidad de adoptar medidas «con carácter inmediato» por parte del Gobierno central, entre ellas una bajada de impuestos, ante la previsión de que el conflicto de Ucrania se dilate en el tiempo y sus posibles efectos en la economía del país. Así se pronunció ayer el secretario general de Fedeto, Manuel Madruga, quien en declaraciones a La Tribuna, trasladó que, de momento, desde los diferentes sectores no les están avisando «de que pueda haber un tipo de desabastecimiento» de productos derivado de esta invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Sí podría haber en un momento determinado «menos cantidad en el mercado de aceite de girasol» que puede «implicar que otro tipo de aceites como el de oliva se puedan utilizar más». En este caso, Madruga indicó que las almazaras tienen su propia clientela ya establecida a la que tienen que servir todo el año, la cosecha anterior no fue excesivamente grande por lo que, a priori «va a ser difícil que se produzca desabastecimiento».

Ante esa previsión de que el conflicto de Ucrania se alargue en el tiempo, desde Fedeto consideran que se va a producir «un cambio del 'status quo' del mercado internacional». En concreto, se refirió a la situación del mercado del cereal, ahora «por las nubes», algo que responde también al hecho que desde Ucrania se importa el 30% del maíz y el 60% del aceite de girasol, algo que está colocando «en una situación de tensión económica importante» a España. A ello se suma, dijo, la  subida de precios de materias primas que se importan de Rusia y de su zona de influencia. 

Por todo, el principal problema ahora mismo, más que el desabastecimiento de productos, es la subida de los precios, porque «la inflación es la principal enemiga del ahorro, de la inversión y del empleo». Sobre esto último, Madruga lamentó que el Gobierno, ante esta situación, siguiera instalado en su idea de «no bajar los impuestos», esperando ver que, tras lo anunciado en la Conferencia de Presidentes, «efectivamente baja».

Para Fedeto, ante esa previsión de que la situación va a ir «para largo», es preciso «adoptar medidas con carácter inmediato», poniendo como ejemplo los reales decretos dictados en un corto margen de tiempo en pandemia para hacer frente a la situación.

El secretario general de Fedeto se refirió a la inflación, en concreto a la subyacente, por su volatilidad, que es «la que decanta un poco más cuál es la realidad de los precios y, sobre todo, si las empresas están trasladando o no al consumidor final el incremento de costes que tienen». Algo que, como confirmó, «ya se está viendo» porque esta inflación supera ya el 3% y por ello desde Fedeto temen que, en un momento determinado, «tenga que actuar el Banco Central Europeo subiendo los tipos de interés».

Situación temerosa. «Nos estamos metiendo en una espiral que no sabemos muy bien a dónde nos lleva, en una situación en la que el Gobierno ha propuesto a los agentes sociales hacer pactos de renta», algo que se ha utilizado en España en dos ocasiones, en los años 70 y 80 y que se traduce en que «el Gobierno pide a parte de los empresarios que controlen sus precios y a los sindicatos que haya paz social y no se generen solicitudes desorbitadas de incrementos salariales».

Una cuestión que, al parecer, «no tiene visos de salir» porque «los agentes sociales de momento no están de acuerdo» aunque al sugerir el presidente del Gobierno esta posibilidad, «nos está poniendo en una situación que ya de por sí todos prevemos que es complicada, ya es casi temerosa porque está intentando acudir a recetas que solo se han utilizado en ocasiones muy contadas».