Las matriculaciones suben un 0,3% hasta los 1.378 vehículos

A. DE LA PAZ
-
Las matriculaciones suben un 0,3% hasta los 1.378 vehículos - Foto: Alberto Rodrigo

El leve repunte que registra la provincia de Toledo contrasta con las caídas en las otras cuatro provincias de la región. Fuerte descenso en la compra de particulares, del 15% desde enero

Las matriculaciones de vehículos en la provincia de Toledo repuntaron un leve 0,36% en mayo. Esta subida, expresada en términos absolutos, supone cinco coches más entre este año y el pasado: si en mayo de 2018 se matricularon 1.373 automóviles, en el mismo periodo de 2019 lo hicieron 1.378. El dato positivo del quinto mes enjuga una tendencia negativa que se mantiene desde el último verano con escasas excepciones. En el acumulado de 2019, en Toledo se han matriculado 7.236 turismos y todoterrenos; en 2018, y en este lapso, lo habían hecho 7.326 vehículos. La caída, del 1,23%, evidencia la atonía del sector en los últimos meses. El resto de provincias de Castilla-La Mancha redujeron sus cifras, siendo muy notables los descensos registrados en Guadalajara (-16,92%) y Ciudad Real (-8,16%).
La notable minoración en las ventas de los vehículos diésel explica el mal momento coyuntural del sector. Las matriculaciones de los coches que utilizan este combustible cayeron en Toledo más de un 20% en mayo respecto al año precedente. Si se toma el acumulado de los cinco primeros meses de 2019 y se compara con 2018, el desplome crece hasta el 26,5%. El aumento de precio en este carburante (vía mayor carga impositiva) y las propuestas para prohibir su circulación en un futuro lastran a este segmento de la automoción.
Asimismo, el mes de mayo fue especialmente negativo en la matriculación a través de particulares. La disminución en este apartado fue superior al 19%. Un total de 663 vehículos fueron adquiridos por personas físicas, mientras que las empresas (personas jurídicas) compraron 657 nuevos turismos y todoterrenos. La diferencia entre ambas categorías se ha reducido al mínimo: en 2018 los ciudadanos matricularon 823 coches y las compañías apenas 547. La primera parte de 2019 viene reflejando la misma tendencia que apunta mayo: los particulares compran menos (15%) y las empresas tiran del sector (un 7,3% más).
Noemi Navas, directora de comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), lamenta que «las matriculaciones del mes de mayo vuelven a la senda descendente, como en los meses anteriores». La responsable de esta institución señala a la incertidumbre política como uno de los factores de los pobres resultados. «Esperamos que, una vez atravesados los procesos electorales, entremos en un periodo largo de estabilidad política que de confianza y certidumbre a los consumidores y ayude a empujar de nuevo la demanda de vehículo nuevo». Navas pide a las administraciones públicas que lancen planes que repercutan directamente en el bolsillo de los conductores. «Los particulares quieren comprar, pero necesitan un signo de tranquilidad como (...) estímulos a la compra, que les ayude a tomar la decisión u optarán por un vehículo de segunda mano de mucha antigüedad».
Los coches híbridos, eléctricos y de gas alivian los resultados obtenidos. En el caso de los primeros, se han matriculado en la provincia 344 nuevos turismos y todoterrenos desde enero hasta mayo. El dato supone un incremento del 43% respecto a los cinco primeros meses de 2018. Los vehículos eléctricos mejoran un 47,9% en estos meses y los de gas se apuntan una subida del 97,3%.