scorecardresearch

«Todos los rivales nos tienen mucho respeto»

J. M. Loeches
-

El delantero del CD Torrijos, Maikel Villajos, que ya acumula tres goles con los rojiblancos, asegura que no se ponen techo esta temporada, aunque «con humildad y los pies en el suelo»

«Todos los rivales nos tienen mucho respeto»

Con tres goles desde su llegada, Maikel se ha convertido en fundamental para el CD Torrijos. Le ha dado puntos al cuadro rojiblanco, para colocarse en un esperanzador cuarto lugar que podría no ser su techo esta temporada. Sin embargo, el delantero se muestra cauteloso con el tramo final de temporada, sin desdeñar la ambición que supone convertirse en equipo de 'playoff' de ascenso en el mes de mayo.

«Estamos en una buena dinámica, y sabíamos que los resultados iban a llegar a pesar de perder en Tarancón y empatar con el Huracán», reconoce el jugador de Porzuna. Como confiesa, en el vestuario tienen «los pies en el suelo» y encaran las jornadas que quedan «con mucha humildad», y con el objetivo de «ganar cada partido» para lograr el objetivo de la fase de ascenso.

Nadie esconde en el CD Torrijos que quieren pelear por subir a Segunda RFEF, pero es que ahora mismo, la clasificación pone a los toledanos en disposición de cualquier cosa. Así lo relata Maikel, que ve que «hace unas semanas, el Guadalajara y el Quintanar del Rey parecían muy lejos». Ahora mismo, se encuentran a ocho y siete puntos, respectivamente, del cuadro rojiblanco.

Además, el CD Torrijos se tiene que enfrentar al cuadro conquense, y, además, cuenta con tres puntos adicionales porque todavía tiene que descansar en el partido que debiera enfrentarle a La Roda CF. Por eso, para el atacante, estas dos próximas jornadas son fundamentales, en casa contra el Hogar Alcarreño, el colista, y a domicilio precisamente ante el CD Quintanar del Rey.

Desde su punto de vista, el secreto de la buena trayectoria es «la unidad de todos». Para el '9', el CD Torrijos es «una familia», y tiene un entrenador que «no nos permite bajar el nivel». Cuenta Maikel que Esteban Becker no les permite «que nos despistemos, y nos exige en todos los entrenamientos y se enfada mucho cuando no hacemos lo que nos pide».

Y, sobre su situación personal, está encantado de ayudar con goles a que se consigan puntos. Quería salir del CD Miguelturreño y la opción del equipo toledano fue un gran acierto: «Sabía que tendría más opciones y, con ello, más posibilidades de marcar». Por lo demás, destaca los halagos que reciben de los rivales: «Todos nos tratan con mucho respeto porque salimos a muerte a todos los partidos». Es ese el gran signo distintivo de los toledanos: «Una presión muy fuerte con la que ahogamos a los contrarios».