Los comerciantes del martes ven complicado sobrevivir al 50%

J. Monroy
-

No ven lógicas las restricciones a su negocio, cuando es al aire libre y con medidas de seguridad, mientras que están abriendo otros establecimientos más peligrosos

Los comerciantes del martes ven complicado sobrevivir al 50% - Foto: Yolanda Lancha

Había ganas de mercadillo, por lo menos, entre los presentes. Así que el primer ‘martes’ en seis semanas en Toledo ha sido de reencuentro entre comerciantes y clientes. Pero no todo ha sido color de rosa, ni mucho menos. Los comerciantes, que recientemente se manifestaron para poder trabajar, recordaban que solo la mitad de ellos puede abrir, el resto lo hará el próximo día, en un juego de semanas alternas, «y no podemos sobrevivir al 50%, que nos digan qué negocio se sostiene solo con la mitad de sus ventas, trabajando una semana sí y otra no, porque debe de ser un gran negocio». Lo malo es que tampoco han vendido lo que un día normal.
Sea por la falta de información o por el miedo a la pandemia, se ha notado este martes una afluencia menor a la Vega. Era una mañana soleada, no tan fría como se podía esperar. Se podía pasear tranquilamente sin las aglomeraciones de otros días, siempre con mascarillas, con posibilidad de distancia social y sin el imprescindible hidrogel. «Estamos en un espacio abierto, que no es foco de contagio, los contagios están en otros sitios, donde se hace la vista gorda», se lamentaban los comerciantes a lo largo de la mañana.
Están con ganas de trabajar, explicaban los comerciantes, pero «este ritmo es insostenible, puedes aguantar un par de semanas, pero no puede ser que el Ayuntamiento se cierre en banda y  no nos deje abrir, porque si no te dejan trabajar, tu comercio no puede ser rentable».
Asociación de comerciantes. Jonathan Avilés, presidente en  Toledo de la Asociación de Vendedores Ambulantes, es de los que, por turno, no ha podido trabajar este martes en la capital. Insiste también en el hecho de que los mercadillos, como el martes, se desarrollan al aire libre, con distancia de seguridad y medidas de protección, por lo que no entiende  la falta de lógica para que no les dejen trabajar a todos.
Desde el 20 de marzo, recuerda Avilés, estuvieron dos meses sin trabajar, y cuando por fin pudieron abrir, lo tuvieron que hacer una semana sí y otra no, hasta que se volvió a decretar el cierre, hace seis semanas. «Lo hemos llevado muy mal, porque hemos estado pagando nuestros autónomos y demás, y no nos han dejado trabajar», explica, para lamentarse también que la situación se repite en varias localidades: algunos pueblos ni han abierto, mientras que otros solo trabajan al 50%. La mayoría de comerciantes, por lo tanto, están tirando de ahorros, «malviviendo, muy justitos, porque los pagos vienen, no entra dinero y si solo puedes vivir de los ahorros...».
Espera Avilés que, de una vez, puedan retomar la normalidad en los mercadillos. Toledo ya está al 50% por lo menos y el deseo de los comerciantes es poder volver todos, con las medidas de seguridad que sean necesarias.
Mientras tanto, «estamos ya cansados de hablar con todas las administraciones». Han tratado de convencer al Ayuntamiento, han formado la Asociación y desarrollado una manifestación en Toledo.  Pero allí, después de juntarse, se lamenta Avilés, no les atendió ninguna administración. La excusa es que son órdenes de Sanidad, «unos se lanzan la pelota a otros». Todo ello, cuando en otras comunidades autónomas no está habiendo tantas restricciones como en Castilla-La Mancha, «en otros sitios está trabajando todo el mundo al cien por cien, salvo en pueblos confinados».
En un sentido muy similar se expresa el presidente regional de la Asociación, apunta que entre el miedo y que una semana les dejan y otra no, las ventas se están viniendo abajo, «porque es un descontrol total».