Molina quiere sustituir el Corpus por el Día de la Familia

Raquel Jiménez
-

El candidato a la Junta por Unidas Podemos recordó que la fiesta católica «fue instaurada por Barreda, aunque sinceramente era más propio que lo hubiera hecho Cospedal»

Los integrantes de Podemos posan junto a los Arcos del Recinto Ferial de Talavera. - Foto: Ferrero

El candidato a la Presidencia de la Junta por Unidas Podemos, José García Molina, aprovechó la conmemoración del Día Internacional de las Familias para lanzar la propuesta de que se instaure como festivo en Castilla-La Mancha cada 15 mayo.
Y argumentó al respecto que «como sabemos que los festivos están limitados, vamos a proponer que sustituya a la fiesta regional del Corpus Christi del 20 de junio que instauró Barreda, aunque sinceramente era más propio que lo hubiera hecho Cospedal», manifestó.
Así lo expresó el secretario general de la formación morada en Castilla-La Mancha en declaraciones a los medios de comunicación realizadas al mediodía en los Arcos del Recinto Ferial de Talavera en el día grande de las fiestas de San Isidro «tan representativas de Talavera».
Por tanto, para Molina había ayer «varias cuestiones que celebrar». Y es que aspira en la próxima legislatura a que cada 15 de mayo tenga una significación más amplia en el ámbito regional con el Día de las Familias. En su opinión, «el tiempo político es otro en el que tenemos que apostar por las familias en plural». Por ello, «vamos a hacer una propuesta muy clara y la vamos a transmitir a las demás fuerzas políticas, así como en la próxima legislatura al Gobierno y al Parlamento». Será un día, en definitiva, para «todas las formas que hay de familia».
Al Día de la Familia se refirió también el candidato a la Alcaldía de Talavera por Unidas Podemos, Sergio Ortiz, en el sentido de «una familia inclusiva, que no tenga límites como algunos otros quieren poner».
Los candidatos regional y municipal de esta formación estuvieron ayer junto a Ramón Espinar, activista, politólogo y militante de Unidas Podemos, quien consideró que tanto Molina como Ortiz, «van a jugar un papel determinante en el futuro de la región y de la ciudad».
Para Espinar la clave de esta campaña electoral tiene que ver «con lo que nos estamos jugando» y apuntó directamente al «Estado del Bienestar». Porque en su opinión, «en Castilla-La Mancha no va a ser lo mismo gestionar la Sanidad y la Educación públicas con un Partido Socialista gobernando con Ciudadanos que con Podemos»
A este respecto, mostró su convicción de que igual que en las pasadas generales «hubo un sector muy amplio del electorado progresista que confió en Pedro Sánchez»; ahora en las elecciones del próximo 26 de mayo «va a confiar en José García Molina en Castilla-La Mancha porque sabe que Emiliano García-Page representa a un sector del Partido Socialista que no cree en las políticas progresistas»
De todas formas, advirtió previamente a esta afirmación de que como consecuencia de «la amplísima movilización del electorado progresista» que tuvo lugar el pasado 28 de abril, ve que para el 26 de mayo «tenemos el riesgo de que la gente progresista se relaje y piense que está todo hecho».
En otro orden de asuntos, y siguiendo en clave regional, José García Molina consideró que el primer cogobierno «Partido Socialista y Podemos ha funcionado muy bien».