scorecardresearch
Miguel Ángel Flores

Amboades

Miguel Ángel Flores


El último vino de Jesús (II)

11/04/2022

Al ser la cena más importante para Jesús, se contemplaba poder beber el vino rebajado en agua, siendo una parte de vino y dos de agua, teniendo en cuenta que también el alcohol que tenían los vinos de aquella época, no contenían el nivel de alcohol de los vinos actuales. Por tanto, esto queda en una duda razonable, incluida la variedad de las uvas si blancas o tintas, por lo que podamos deducir, más bien sería tinto el último de Jesús. Pero ciertamente, atreverse a decir cuál fue el vino final que pudo beber Jesús, según los textos bíblicos, queda poco claro, porque en el momento que llega a la liturgia de la consagración, en ningún punto dice Jesús la palabra vino. Lo más cercano es el fruto de la vid, que más o menos se dice en la eucaristía: «Y tomó pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: «Esto es mi cuerpo que va a ser entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío».
De igual modo, después de cenar, tomó el cáliz, diciendo: «Este cáliz es la Nueva Alianza en mi sangre, que va a ser derramada por vosotros». (Lc 22,7-20; cf Mt 26,17-29; Mc 14,12-25; 1Co 11,23-26). Igualmente, en la última cena, Jesús previno a sus apóstoles con su final, indicando que en ese momento dejaría de beber vino alguno, a modo de privación mística y física, cuando en la cena comunicaba las palabras de la bendición: «Ésta es mi sangre de la Alianza, que va a ser derramada por muchos».  Y agregó: «Les aseguro que ya no volveré a beber del producto de la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el reino de Dios» (Mc 14-25).
Por tanto, habrá que seguir en la investigación de cuál fue ese vino, que pudo haber bebido Jesús por última vez durante la última cena, porque en verdad si se sabe a ciencia cierta que el último líquido que pudo haber bebido en vida, fue el vinagre* que le dieron antes de crucificarlo, pero al probar aquel vino con hiel, lo rechazó al probarlo, (Mt 27-34). (*) Lo que dice la biblia como vinagre, se trataba de un líquido de mezcla, entre vino y mirra, que tomaban los legionarios romanos y en el Gólgota, se sabe que éstos tenían allí una especie de depósito, para su consumo «había una vasija llena de vinagre» (Jn 19-29), y Jesús ya en la cruz al punto de morir, los soldados insistieron en refrescarle los labios, con aquel vinagre, pero Él lo volvió a rechazar hasta que expiró.