El renacer de La Purísima

Redacción
-

Una campaña de micromecenazgo y la aportación conseguida de fondos europeos a través de un programa Leader ha permitido restaurar la ermita de la Purísima en El Romeral

El renacer de La Purísima


«Bienvenidos al proyecto de restauración de la Ermita de la Purísima, del siglo XVI, en El Romeral (Toledo). Frente al deterioro de las zonas rurales, pretendemos recuperar esta obra de patrimonio histórico-cultural, y dinamizar la vida de este pueblo». Con este post nacía un facebook ‘Restauración Ermita de la Purísima’ en julio del año pasado y en apenas un año, los vecinos de El Romeral han visto cómo la ermita de la Purísima ha ‘vuelto a la vida’. Y lo ha hecho con el apoyo de los propios vecinos porque, aunque siempre se necesite más, la campaña de micromecenazgo que se puso en marcha ha tenido resultados positivos.
Este proyecto de restauración  nació del impulso sentimental de Anunciación García Villalobos que quería honrar la memoria de su madre, Purificación, natural de El Romeral y que en tiempos fue la presidenta de la hermandad de las Hijas de María -que reunía a las vecinas solteras en esta ermita-. «Hablé con el párroco para por lo menos pintarla y adecentarla. Le pregunté por iniciativas que se hubieran hecho anteriormente pero ninguna había fructificado y tuvimos que empezar de cero», dice ahora satisfecha Anunciación.
Pues bien, su empeño enraizado en el recuerdo de su progenitora se ha transformado en un proyecto hecho realidad que no solo ha satisfecho sus expectativas y deseos si no las de todo el municipio. Porque la de la Purísima es una de las siete ermitas que tiene esta localidad manchega pero quizá una de las más emblemáticas por haber sido el lugar por el que irremediablemente pasaban los matrimonios una vez casados para que las vecinas cantaran a la guapa novia.
Y de un pequeño espacio lleno de escombros y abandonado desde hacía más de un cuarto de siglo, ha resurgido una hermosa ermita con su nuevo campanario, vidrieras, puertas de acceso, tejado, artesonado... y hasta una hornacina del XVI encontrada en las tareas de saneamiento de la pared del altar de la Ermita que en próximas semanas va a ser restaurada.
Esta ha sido quizá la ‘joya’ de las labores de restauración porque, explicaba Anunciación García, al picar las paredes del altar que presentaban hasta tres capas apareció esta hornacina con rosetón y casetones de yeso coloreado. «Toda una sorpresa y un subidón porque no solo supone recuperar la ermita sino algunos de los elementos originales». Y es que la ermita de la Purísima del Romeral pertenece al siglo XVI -su construcción data alrededor 1593- pero sufrió una ampliación en 1901.
Y testimonio de estas modificaciones quedarán reflejados en la restauración que se ha realizado porque además de haber encontrado sillares y cimientos del XVI que posicionan la entrada original de la ermita se han destapado partes de las dos columnas que formaron el pórtico hasta su desaparición en 1900.
La ermita de La Purísima en El Romeral no abrirá al culto quizá hasta septiembre puesto que antes ha de ser bendecido el altar por el arzobispo de Toledo. Mientras tanto se están dando los últimos remates a esta restauración que además del apoyo económico vecinal con donaciones y a través de actos benéficos programados a lo largo del año ha recibido un importante impulso gracias a los fondos europeos concedidos a través del Grupo de Acción Local Dulcinea con los que se ha costeado más del 60% de la obra.
La restauración de la ermita de la Purísima no solo ha supuesto recuperar un lugar de culto, si no el renacer de parte del patrimonio histórico y cultural, «con el que pretendemos dinamizar la vida de este pueblo y darle la notoriedad que merece», señala Anunciación García.
En este sentido, indica que esta inciativa, capitaneada por la parroquia como entidad sin ánimo de lucro, aunque ‘dirigida’ por ella y otros dos vecinos con raíces en El Romeral ha derivado en un «espíritu de restauración y conservación» entre los vecinos casi inesperado.
Y pone como ejemplo que se ha puesto en marcha una iniciativa para arreglar un pozo que hay en el campo. Pero también han surgido otras  como  la peana de la Virgen del Carmen, en forma de barca, que han sufragado la propia Hermandad de la Virgen y la contribución solidaria de muchos vecinos o, directamente vinculada con la ermita restaurada, la restauración del estandarte bordado en seda por 12 mujeres de El Romeral en 1951 que solidariamente ha costeado una familia del pueblo. Un estandarte  expuesto en la parroquia, dónde todo el mundo pueda admirarlo.
También se expondrá en la ermita una reproducción de esta realizada en esparto por el vecino Isidro Viejo.
«Hay mucho que poder hacer», dice Anunciación García, «pero de momento nosotros solo nos hemos volcado con esta intervención».
Para llevar a cabo la obra, destaca Anunciación que han contado con grandes profesionales. Y es que el estudio de arquitectura OOIIO (www.ooiio.com), galardonado a nivel nacional e internacional, creyó en su proyecto, y desarrolló un completo plan de restauración para devolver a la ermita la notoriedad que merece, respetando en todo momento sus orígenes. Además, han contado con restauradores experimentados, artesanos y voluntarios, que se han unido al trabajo de recuperación.
El objetivo era devolver al edificio el aspecto exterior e interior que tuvo en origen y para ello se han saneado las paredes, se ha descubierto la piedra y se ha embellecido y se ha renovado la techumbre, en muy mal estado, pero conservando la cercha de madera de gran interés. Así mismo se han eliminado humedades, se ha restaurado el portón de acceso y se la ha dotado de iluminación, de un sencillo mobiliario y se ha recuperado el campanario.