La UCLM consigue más presencialidad con nueva organización

Leticia G. Colao
-

El traslado de Informática y tres cursos de ADE al Edificio Inteligente ofrecerá más espacio en la sede universitaria. Los primeros cursos de ambas facultades asistirán de forma presencial mientras que el resto lo hará mediante rotación

La UCLM consigue más presencialidad con nueva organización - Foto: Manu Reino

La Universidad de Castilla-La  Mancha inició ayer el curso académico 2020-21 con nuevas modificaciones a las ya anunciadas y con las obras de adaptación de espacios recién acabadas. La de ayer fue una vuelta a las aulas «compleja» no solo por los cambios y trabajos que habían llevado incluso a una reestructuración de la sede universitaria, sino porque el traslado de algunos grados al Edificio Inteligente, ha vuelto a modificar la organización ya elaborada por las facultades de Ciencias Sociales y Ciencias de la Salud.
La nueva reestructuración se ha producido tras las quejas de los alumnos de varios grados, especialmente de Ciencias de la Salud, que pedían más enseñanza presencial por considerarla de «más calidad». Asimismo, desde la Universidad regional en Talavera «hemos apostado por presencialidad y con los tiempos mínimos para que las aulas estuvieran adaptadas», indicó Santiago Gutiérrez Broncano, decano de Ciencias Sociales.
De esta facultad, los alumnos de primer curso de los grados de Informática, Trabajo Social, Educación Social y ADE iniciaron ayer su etapa universitaria en el edificio central mientras que seis cursos más de estos grados hicieron lo propio desde casa o semipresencialmente, hasta que se readapte todo nuevamente.
La UCLM consigue más presencialidad con nueva organizaciónLa UCLM consigue más presencialidad con nueva organización - Foto: Manu ReinoEsto dependerá del traslado de los dos cursos de Ingeniería Informática además de segundo, tercero y cuarto de Administración y Dirección de Empresas al Edificio Inteligente, que se realizará en dos o tres semanas tras su adaptación a las nuevas titulaciones. Según ha indicado Broncano, el grado de Informática se impartirá por completo de forma presencial, mientras que ADE aún debe analizarse.
El traslado de estas clases supondrá más espacio en el edificio de Real Fábrica de Sedas, lo que beneficiará a otros grupos que ahora, por el momento, recibirán enseñanza desde casa o semipresencial. Así, los dos decanos aseguran estar «haciendo todo lo posible para incrementar la presencialidad pero las limitaciones sanitarias que tenemos también hay que cumplirlas».  
Lo mismo ocurre en la Facultad de Ciencias de la Salud. Su decana, Begoña Polonio, asegura que están buscando espacio «debajo de las piedras» y que todo cambiará con la ocupación del Edificio Inteligente.
Polonio se reunió el pasado viernes con los representantes de los alumnos que habían criticado una enseñanza eminentemente online, y les anunció los nuevos cambios.
Al igual que Ciencias Sociales, todos los primeros cursos asistirán a clase de forma presencial, además de cuarto de Enfermería. Por su parte, segundo, tercero y cuarto de Terapia Ocupacional y Logopedia, además de segundo de Podología y segundo y tercero de Enfermería, lo harán con bimodalidad, es decir, con un número de estudiantes en aula y otro número en casa siguiéndolo a través de los sistemas de comunicación audiovisual instalados en todas las aulas.
No obstante, cada curso tendrá  una situación adaptada a cada clase, ya que desde la UCLM preguntarán a los alumnos si alguno, por distancia o cualquier otra circunstancia, prefiere la enseñanza desde casa. «En función del número haremos las rotaciones», indica Polonio, aunque también dependerá del tamaño del aula asignada para  cada caso.
Así, después de estas dos o tres primeras semanas, la situación se normalizará ya con aulas asignadas para todo el curso a las que se incorporarán de forma escalonada. «Iremos ganando clases presenciales según vayamos ganando espacio».
primer día. Mientras, el primer día del curso universitario se produjo ayer con pequeñas incidencias, «las habituales en un inicio diferente», relacionadas con problemas para por acoplar algún micrófono en los nuevos sistemas de comunicación o los clásicos problemas de los nuevos alumnos para encontrar su aula. No obstante, fue un inicio ‘descafeinado’ por la ausencia del movimiento habitual de estas instalaciones.
Con respecto a la normativa anti-Covid, los alumnos cumplieron a la perfección con la normativa y el protocolo de actuación establecido en la Universidad de Castilla-La Mancha.