Detonados dos obuses en Montesión y General Villalba

F.J.R.
-

El primero se encontró sobre las 9:15 horas y el segundo a las 10:30. Los Tedax de la Policía Nacional retiraron el de Villalba y detonaron ambos en Montesión

Imagen del obús encontrado en las obras de General Villaba. - Foto: La Tribuna

Los técnicos especialistas en desactivación de artefactos explosivos de la Policía Nacional, más conocidos por sus siglas como Tedax, tuvieron ayer una mañana entretenida en Toledo. La unidad, que tiene que desplazarse desde su acuartelamiento de Madrid, aprovechó bien la jornada y terminó desactivando sendos artefactos explosivos encontrados en dos ubicaciones muy diferentes de la ciudad.
La llamada inicial para la que acudieron hasta Toledo les requería en un paraje conocido como Las Canteras, en la zona de Montesión, próximo al monasterio del mismo nombre, a la entrada de la urbanización privada. Allí, sobre las 9:15 horas, se encontraban con lo que parecía un obús.
Paralelamente, en otro punto de la ciudad, concretamente en las obras que se están realizando en la avenida General Villalba para levantar un supermercado de cadena Mercadona y un bloque de viviendas, los obreros encontraban otro artefacto explosivo de considerable tamaño (unos 63 centímetro de longitud). Eran las 10:30 de la mañana y a los Tedax se les complicaba la jornada.
Tras inspeccionar ambos artefactos, los técnicos especialistas en desactivación optaron por proceder a retirar el obús encontrado en pleno centro urbano (avenida General Villalba) y trasladarlo junto al hallado en Montesión para proceder a las 13:00 horas a la detonación controlada de ambos.
La Policía Local de Toledo colaboró con los Tedax en las obras de Villalba procediendo a realizar un cordón de seguridad en previsión de alguna incidencia.
Para alivio de todos, el obús fue extraído sin problemas por los agentes y conducido a Montesión para su detonación.
El hallazgo de piezas de artillería es algo frecuente en una ciudad como Toledo que sufrió los envites de la Guerra Civil. El más común de esos obuses es el proyectil de artillería Schneider 75/28, un cañón reglamentario del ejército español desde 1906 que utilizaron los dos bandos durante la contienda.