«Nosotros fijamos población y estamos donde otras cierran»

L.G.E. / JS
-
El presidente de Eurocaja Rural, Javier López. - Foto: David Pérez

El presidente de Eurocaja Rural da las claves del balance 2018 y analiza las perspectivas de 2019: «Estamos preparados para seguir prestando y además tener las espaldas cubiertas»

Javier López presume de equipo. «Nuestro director es una persona que no tiene horas de sueño. Yo le digo que tiene que dormir más y pensar menos», comenta sobre Víctor Manuel Martín López. «Al gerente de la Fundación yo le digo que no sé como le da tiempo a hacer tanto», apunta sobre Vicente Muñoz. ¿Y sobre su plantilla?  También tiene elogios para sus 1.084 empleados.   «Las personas que cada día abren las oficinas conocen a nuestros clientes, a nuestros socios y les generamos confianza», apostilla.
Hace un año cambiaron la denominación de Caja Rural Castilla-La Mancha por Eurocaja Rural. ¿Qué tal ha ido el cambio?¿Qué anécdotas les ha dejado?
Después de la reflexión que nos llevó a cambiar la marca, a evolucionarla, estamos tremendamente satisfechos y muy orgullosos del cambio, pues la verdad es que la acogida entre socios, clientes y entre la población en general ha sido un éxito. En cuanto a negocio también. Y en cuanto anécdotas, fueron los medios de comunicación, que hasta que os ubicasteis un poco, comenzasteis a llamarnos Eurocaja Rural de Castilla-La Mancha.  
Cerraron 2018 con 24,4 millones de beneficio. En la asamblea del pasado año recalcaban que tenía más relevancia dar estos beneficios cuando el contexto es complejo para el negocio financiero por los tipos de interés bajo. ¿2018 fue un año más fácil o más difícil?
Para el negocio financiero puramente dicho, el bancario tradicional, siguen esos escenarios de estrés en cuanto a tipos bajos, la presión regulatoria y por supuesto, la competencia. El entorno no ha cambiado, pero sí es cierto que nuestro modelo de negocio, que tanto éxito nos ha dado en los peores momentos de la crisis, lo hemos seguido manteniendo con los mismos criterios, rigor, con nuestros servicios, productos financieros... y nos ha seguido dando buenos resultados.  
Aclararon que podían haber dado más beneficios, pero que han decidido guardar en cajones. ¿Por qué?
Es política de la entidad. Así lo entiende el Consejo rector, a propuesta del equipo directivo y el director general. Entendemos que es mejor dar un beneficio contenido y llevar parte del beneficio previo a reservas para posibles contingencias que se puedan dar. No es nuestro objetivo salir en la foto con un beneficio excesivo, sino con un beneficio contenido. ¿Podíamos haber dado más resultado? Sí, pero es marca de la casa, así nos ha ido bien y vamos a seguir manteniendo ese criterio, siempre que el Consejo rector así lo entienda y sea aprobado por la Asamblea.
Cuando se da el avance de la cuenta de resultados, nos fijamos mucho en datos de morosidad, solvencia, liquidez. ¿En qué posición están?
Nuestros cimientos son muy sólidos. Si tuviese que definir el año, ha sido un año de solidez, fortaleza y solvencia. Creo que no existe otra entidad financiera con un ratio de morosidad al mismo nivel o por debajo a un 2,59%. Eso creo que da una imagen de cuál es nuestro rigor. Otro dato importante es el ratio de capital. Las exigencias por parte del Banco de España se sitúan en un 7% y esta entidad a fecha de hoy se sitúa en un 17%. Estos datos lo que hacen es fortalecer todavía mucho más nuestros cimientos y estar preparados para seguir prestando dinero en unas condiciones buenas y además tener las espaldas siempre cubiertas.
¿Cómo compaginanel flujo de crédito con ese control de la morosidad?
Nuestra política de riesgos es la misma que hemos venido manteniendo desde hace años, incluso en los de la crisis, en los que esta entidad creció. Desde aquellos años se ha duplicado el balance, pero se han mantenido también esos datos de solvencia, de morosidad. Independientemente de nuestro rigor a la hora de conceder créditos, el año pasado, se concedieron más de 18.000 operaciones por 1.000 millones. No somos una entidad que cerramos el flujo de crédito, sino todo lo contrario. En 2018 hemos llegado a los 3.605 millones de inversión crediticia, todo un récord.
Aparte de los beneficios, la liquidez o la solvencia ¿qué dato destacaría del balance de 2018?
Hay un dato importante, que es el de los 28.000 clientes más que han confiado en nuestra entidad. Son ya 440.000 clientes los que han hecho de Eurocaja Rural su casa. Sobre todo, ese porcentaje es mayor en nuestra zona de expansión, pues son clientes que no nos conocían, hemos llegado allí y les hemos generado confianza. Pero también  ha subido en las áreas y zonas en las que estábamos, como puede ser el propio Toledo.
¿Cómo se presenta el entorno financiero este año?
Las previsiones son de que los tipos sigan manteniéndose bajos. Las noticias que tenemos del Banco Central Europeo es que la subida se retrasa, con lo cual entendemos que el escenario que vamos a manejar va a ser prácticamente el mismo que venimos teniendo. Como a todas las empresas y a la sociedad, nos interesa que no exista incertidumbre, que exista estabilidad en el ámbito social, político y geopolítico. Cuanto más estable la situación, mejor nos irá a todos.  
¿Cómo puede afectar todo el lío del Brexit a una entidad de Castilla-La Mancha como la suya?
A nosotros, en concreto, creo que el Brexit tiene un mínimo impacto, prácticamente nulo. Entiendo que no es lo mejor para Europa que empecemos a disolver lo que nos ha costado tanto tiempo crear y formar. Sí que podría tener en la economía nacional una repercusión mayor en sectores como la industria en concreto en la automoción, por la reducción de la producción y exportación de vehículos por el incremento de los aranceles o la construcción al disminuir la capacidad de inversión de la población británica en viviendas.
La Asamblea de este año coincide con el último día de la campaña de las generales. ¿Se está hablando lo suficiente de economía en campaña?
Se está hablando de economía, no sé si lo suficiente, pero se está hablando. Lo único que deseamos, como cualquier otra entidad y otra empresa, es que exista estabilidad en la economía y en el desarrollo de un país. No es solo importante, es necesario. Al final el desarrollo económico es lo que genera empleo, lo que puede seguir manteniendo el Estado del Bienestar. Todas las propuestas razonadas y sensatas que lleguen a procurar una mejora del Estado del Bienestar y a crear puestos de trabajo, serán buenas.
Llegan noticias de desaceleración en algunos países. ¿Hay que estar preocupados?
En la situación macroeconómica se habla de una posible desaceleración, pero yo creo que todavía es pronto. Puede haber algunos signos que pueden indicar que pueda tener alguna incidencia, pero yo creo que estamos mejor preparados. Hemos aprendido del pasado. Es muy importante guardar en las épocas de bonanza para hacer frente a los momentos de dificultad o de crisis. A nosotros nos gusta ser prudentes. La prudencia es una estrategia que no brilla, pero que perdurándola en el tiempo es una táctica poderosísima. Somos una entidad de muchos pocos. Somos una entidad muy atomizada. Entendemos que una de nuestras bases del éxito es tener muchos clientes, de manera que el impacto que puedas tener en los fallidos de algunos, no afecte a la entidad. Este modelo nos está trayendo mucho éxito.

Las entidades son un buen termómetro de cómo marcha la economía, pues por los préstamos que les piden, pueden saber si las empresas invierten, si se recupera la vivienda o si los agricultores modernizan sus explotaciones. ¿Cómo se está moviendo la economía en Castilla-La Mancha?
En esta comunidad, y allí donde estamos implantados, las cosas se han ido asentando. Las empresas hemos aprendido de los malos momentos y ojalá que no volvamos a ellos. Poco a poco, a base de esfuerzo, sacrificio y trabajo intenso, se está recuperando la economía. Creo que los últimos datos que trimestralmente recoge el Termómetro Económico que elabora nuestra Fundación con la UCLM, son positivos. Se ha producido un incremento del 1,9% de la economía respecto al mismo trimestre del año pasado unido a una bajada del desempleo  de 2,4 puntos respecto al trimestre pasado, lo que nos sitúa en el 16,7%. Hemos tenido un aumento en la creación de empresas, una subida del turismo en visitantes y pernoctaciones, y un incremento de las exportaciones por encima del conjunto de España. La confianza se demuestra en tres datos relevantes: compramos más coches -hemos matriculado 20.000 vehículos más-; hemos crecido más que el conjunto de España al crear 554 empresas y hemos obtenido un crecimiento del 25% en el sector de la construcción respecto al mismo trimestre del año pasado.
En 45 municipios la única sucursal que hay abierta es la de Eurocaja Rural. En esos pueblos ¿la Caja es más que una Caja?
No solo en esos sitios, sino en todos los que estamos implantados, hemos sido sensibles a estos problemas, no solo de la exclusión financiera y cierre de oficinas, sino al grave problema que acucia a España del despoblamiento. Nosotros sí fijamos población, sí estamos donde otras entidades cierran, sí damos un servicio donde otras no lo dan. Esto es una imagen y un valor añadido que esta entidad tiene y que este Consejo Rector entiende que debe ser así. Nacimos en el mundo rural, crecimos con el mundo rural, con el sector primario y entendemos que no se le puede abandonar, sino todo lo contrario. Hay que estar a su lado, no ya en el negocio financiero, sino que muchas veces somos la entidad para todo. El mundo rural es familia, es cuña de nuestra misma madera y vamos a seguir trabajando para fijar población y evitar el despoblamiento.
Pero si la gente sigue yéndose ¿cómo hacen la cuadratura del círculo de seguir presente con la sucursal y a la vez conseguir que esas oficinas sean rentables?
Es una fórmula muy bien desarrollada por nuestro Comité de Dirección. Buscamos el equilibrio de prestar un servicio y la rentabilidad de la oficina.  Es obvio que como entidad y como empresa, la rentabilidad es un punto importante, pero no es el único. Somos una entidad de economía social e independientemente de la rentabilidad, en nuestro ADN está prestar ese servicio social y reinvertir en nuestra tierra los beneficios que sacamos. Eso es honrar al mundo rural, agrario y al mundo cooperativo.
¿Les llaman los alcaldes para asegurarse de que van a seguir con la sucursal abierta o para pedirle que abran donde no hay?
Recibimos llamadas de alcaldes, corporaciones, empresas, cooperativas preguntándonos no si vamos a cerrar, sino proponiéndonos que abramos. La tecnología es algo importante en este sector, en esta transformación digital, pero siempre vamos a mantener la presencia física y el cara a cara con nuestros clientes, con nuestros socios. La cercanía es uno de los conceptos que definen  el ruralismo. No vamos a renunciar a que  nuestros clientes conozcan la cara de nuestros empleados y nuestros empleados la cara de nuestros clientes. Recibimos llamadas y además con más frecuencia porque la gente al final pierde un servicio fundamental como el financiero.  
Perder una entidad financiera contribuye a agravar el problema de la España vaciada...
Nosotros ya nos dimos cuenta de esto. No es cuestión de ponernos una medalla, pero hemos sido pioneros en ayudar a fijar la población y evitar el despoblamiento. Si hay una entidad en España que se ha preocupado por esto, se llama Eurocaja Rural.

Hace un año tenían muy clara su estrategia de seguir expandiéndose por Madrid y Levante. Y ya han llegado a Castellón. ¿Qué planes de expansión tiene para 2019?
Vamos a seguir reforzando nuestro plan de expansión en Levante, nuestra implantación en Madrid y, por supuesto, reforzando nuestra implantación en nuestro territorio originario, que es Castilla-La Mancha. Y no descartamos, porque nunca hemos descartado, otras provincias, otras regiones, incluso otros países, como en algún momento se ha planteado, que no está encima de la mesa. Pero nunca vamos a descartar el poder ampliar este negocio. Es un orgullo para esta entidad, para Toledo y Castilla-La Mancha, que una entidad de aquí pueda llegar a todo el territorio nacional.
Entonces en 2019 se van a seguir expandiendo, pero dentro de las zonas en las que ya están...
Nuestro lema siempre ha sido:vista larga, paso corto. El análisis riguroso de cada punto en que nos establecemos lleva un tiempo de análisis, de reflexión. En 2019 continuaremos con esta estrategia.
¿Cuáles son los criterios para elegir en qué nuevos municipios abren?
Se siguen varios criterios, el índice de bancarización, la población que existe, la cercanía que pueda tener a otros puntos de acceso que les preste ese servicio, las empresas del mundo rural y agrario, las necesidades... Se estudia la zona en base a varios criterios y luego se determina si se abre, si no se abre y en qué momento hacerlo. Hay poblaciones que tienen pocas entidades financieras, que las están perdiendo, y los núcleos están creciendo. No existe un criterio ni dos. Al final hay varios criterios y no solo económicos, sino sociales y demográficos.  
A la vez que mantienen su apuesta por la banca presencial, la de las sucursales, también crece la online. ¿Cómo se preparan para las amenazas de noticias falsas o ciberataques?
Nuestro departamento de medios de sistemas trabaja día a día porque se está trasladando la delincuencia física a la cibernética. Las medidas de control y seguridad son cada vez mayores. Todo esto nos exige dedicar recursos día a día a esta seguridad y confiar la información que los clientes nos prestan y guardan en nuestra entidad para evitar estas situaciones. ¿Estamos libres de poder sufrirlo? No. ¿Estamos preparados para evitar que un ataque nos pueda afectar? Sí. Tenemos un plan para cambiar nuestro transaccional financiero bancario. Es cambiar todo el sistema informático de la operativa del día a día, lo que conlleva todos los niveles de seguridad aumentados. Hay que estar preparados para cualquier incidencia que se pueda dar. Hay que ser muy rigurosos y dedicar todos los recursos e inversión necesaria para que esto pueda evitarse.

De toda la acción social que desarrolla la Fundación de Eurocaja Rural ¿qué le hace sentirse más orgulloso?
Nuestra fundación, que es el alma de la entidad, llega a todos los puntos donde estamos ubicados y a todos los sectores desfavorecidos, en riesgo de exclusión, con patologías y que tienen dificultades para el desarrollo de su actividad diaria. También trabajamos en el mundo del emprendimiento, la empresa, la formación, la digitalización, ayudamos a que se dediquen a la exportación,  con cursos de inglés, etc. Otro tema del que me siento tremendamente orgulloso, porque no solo estamos convencidos, sino que lo practicamos es el de la igualdad y oportunidades de la mujer. Hemos inaugurado la IV Universidad de la Mujer Rural, que nos está dando muchas satisfacciones y es algo en lo que esta entidad es pionera. En 2018 llegamos a 8.300 beneficiarios directos e invertimos 2,6 millones.  Nos preocupa la parte social como entidad de economía social que somos.