El Sescam no tenía vigilante en Santa Olalla pese al riesgo

Redacción
-

El sindicato CESM denuncia que 10 días antes de la agresión al médico se pidió al Sescam un guardia de seguridad por el "largo historial de incidentes" del centro. Estudia denunciar al Sescam por incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos

Centro de Salud de Santa Olalla.

Diez días antes de que el médico de Santa Olalla fuera agredido por el familiar de una paciente en el Centro de Salud de esta localidad, la Junta de Personal de Talavera había solicitado al Sescam la presencia de un vigilante de seguridad dado el alto índice de riesgo que manifiesta este centro médico.
Así lo señalaba ayer el presidente del Sindicato Médico CESM , Miguel Méndez, que reprochaba al Sescam que se hubiera emitido un informe negativo ante esta petición que los hechos han demostrado no era en vano. «Mucho lamento y paripé», recriminaba Méndez, «pero el Sescam no hace nada».
Desde el CESM subrayan que precisamente en Centro de Salud de Santa Olalla presenta un «largo historial de incidentes» y sobre el que «repetidamente se ha solicitado la adopción de medidas de seguridad que garantizasen la integridad de los trabajadores del mismo» como a dotación de vigilante de seguridad o la dotación de dos equipos de guardia.
El Sindicato Médico recuerda además que en Talavera, hace algo más de una semana, se produjo otro atentado contra un médico, en este caso un paciente mantuvo retenida durante casi una hora a una psiquiatra en su despacho del Instituto de Ciencias de la Salud que «afortunadamente y de forma casual recibió una llamada de una compañera y pudo ponerla en alerta de su situación», señala Manuel Méndez.  «Casualmente en una Unidad con sumo peligro por tratarse de una consulta de conductas adictivas» y «sorprendentemente, anteriormente se retiró el vigilante de seguridad y no se repuso a pesar de la solicitud de la Junta de Personal», denuncia el Sindicato Médico.
Con estos recientes ejemplos y sin perder la memoria respecto a la brutal agresión que sufrió un médico del Centro de Salud de Camarena, otra localización de la que el CESM subraya su alto índice de riesgo, el Sindicato Médico denuncia que «el Sescam sigue sin proteger adecuadamente a sus profesionales, incumpliendo así un deber legal ineludible».
Así, y en la reunión del Comité Ejecutivo que ayer mantenía este sindicato médico, estaban analizando las posibilidades de denunciar al Sescam por incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales aunque no confían en las medidas en las que tiene que intervenir la Inspección de Trabajo «porque aunque declare que existen faltas muy graves o graves, no se da una sanción que realmente motive al Sescam a tomar medidas», lamenta Miguel Méndez.
El  Sindicato Médico seguirá, mientras tanto, reclamando la elaboración de un Plan de Prevención de agresiones y protocolos de actuación bien definidos, junto con la instauración inmediata de medidas eficaces como vigilantes de seguridad que protejan a los profesionales en los centros más conflictivos y botones de alarma en todas las consultas para que el profesional en peligro pueda activar una respuesta inmediata de seguridad para su protección efectiva y eficaz, así como cámaras en las consultas.
Además, el CESM, y ante las agresiones consumadas, reclama un sistema de atención inmediata al profesional agredido que suponga su relevo del trabajo y la asistencia médica necesaria hasta su completa recuperación, la garantía absoluta de que su baja médica y su convalecencia no supondrán pérdida retributiva alguna hasta su total recuperación y que su reincorporación al trabajo no se produzca hasta la total y absoluta garantía de protección de su integridad.