''El miedo es una sensación apetecible si está controlado"

Esther Molinero (SPC)
-

Tras 'Enigmas de nuestra historia' y 'Misterios', Lorenzo Fernández ha ido más allá en el programa que DMAX emite los sábados '99 lugares donde pasar miedo', en el que ha invitado a cinco famosos a visitar algunos de los lugares más terroríficos

''El miedo es una sensación apetecible si está controlado"

El nuevo reto de este jienense, que como buen andaluz le asusta todo lo relacionado con la muerte, ha consistido en vivir unos días en tres destinos europeos cargados de misterio  acompañado de personajes conocidos. 
La primera aventura empezó en la República Checa y Eslovaquia de la mano de los humoristas Tomás García y Dani Rovira, después vino Escocia con los televisivos Roi y Ana Guerra y la última será en Rumanía con el actor Fernando Tejero este sábado 11. Una vez emitidos, se pueden volver a ver a través de https://es.dplay.com/.


‘99 Lugares para pasar miedo’ es un título muy sugerente, ¿no?
Yo creo que sí. Ya con el título no vamos a engañar a nadie, pero ya adelanto que va a sorprender más allá del nombre y, sobre todo, por la gente que nos acompaña. 


¿Qué pretende demostrar con este programa?

El objetivo es que los invitados que tenemos y el telespectador nos acompañen en este fascinante viaje para ver unos países de una forma completamente diferente a como ellos lo verían si fueran ellos solos.
Nosotros vamos a hacerles una ruta por Escocia, por Rumanía o por República Checa y Eslovaquia ahondando en todo lo que tiene que ver con el mito, la leyenda. Enseñarles la base real y también la historia misteriosa y, sobre todo, mostrarles emblemáticos lugares que con solo verlos ya te producen cierta tensión y te hacen cuestionarte cosas. 


¿Cómo ha sido el ‘casting’? ¿Por qué estos personajes y no otros?
Buscamos sobre todo personas que tuviesen una relevancia social, es decir, que su opinión pesara en la opinión pública.
Y, sin lugar a dudas, estos primeros cinco que nos han acompañado, lo tienen. Primero porque son perfiles totalmente diferentes, no tienen nada que ver unos con otros y segundo, por la curiosidad que han mostrado por estos temas desde una formación tremendamente cultivada que tienen todos ellos. 


¿Qué le ha llamado la atención de alguno de los acompañantes?
El viaje a Checa por ejemplo ha sido único. Empecé con dos personas a las que admiro profundamente y he acabado reconociéndoles aún más y con una amistad tremenda. 
De Dani Rovira, nuestro actor cómico de moda, me ha sorprendido su curiosidad constante, su formación en estos temas de lo oculto. 
El misterio va desde las fronteras de la ciencia a los límites de la Historia, con lo cual imaginad todo lo que cabe ahí. Pero me ha llamado sobre todo la atención, el compromiso social que tiene Dani Rovira y su tremenda humildad. 


En cada viaje, ¿cuánto tiempo han invertido?
El equipo de rodaje hemos estado ocho días, y con los acompañantes cinco días en cada destino. 


¿Cómo define el miedo?
El miedo es una sensación tremendamente apetecible siempre y cuando sea controlada. Al fin y al cabo, el miedo no deja de ser una señal de aviso, una advertencia de que no des un paso más, porque puede ser el último paso. En esta aventura, el miedo está controlado, entonces se convierte en una sensación apetecible y casi adictiva. Solo hay que ver cómo han empezado nuestros acompañantes y cómo han acabado y esa es la gran satisfacción que nos llevamos todos lo que hacemos este espacio. 


¿De qué manera se transmite el miedo en televisión? 
Es muy difícil, porque cuando el telespectador está viendo el programa ve a tres, cuatro personas, pero detrás de ellas hay tres cámaras, equipos de sonido, muchos ayudantes. Tienes un mínimo de 12 personas que te están acompañando a todos esos lugares. Para mí el reto era mayúsculo, tenía que imbuirles en la historia de esos lugares y creo que lo hemos conseguido. 
El equipo técnico tiene mucho peso en el buen resultado. Es un rodaje que tiene un porcentaje elevado de grabación nocturna. 
Los lugares que hemos visitado por sí mismos, por su propia historia y la estética que tienen ya transmiten mucho, no hace falta proyectar demasiadas sombras, ya de por sí solo con observarlas ya te viene la pregunta de y, ¿esto por qué? Tienen una belleza paisajística importante.


Sitios de España donde pasar miedo. 
Hay muchísimos y los abordaremos en próximas entregas. 
Entre ellos, destaco el Santuario de la Balma en Castellón que está incrustado en una roca; la Santa Compaña en Albacete a primeros de noviembre, en las estribaciones de la sierra del Sauco, y en el pueblo abandonado de Ochate en Burgos, en el Condado de Treviño. Éste territorio se lleva el título como el templo del misterio.