Un autogol le vale al Madridejos

Área 11
-

El conjunto toledano sacó partido de un desajuste del Pedroñeras al comienzo del partido y luego se mantuvo sólido hasta el final (0-1)

Un autogol le vale al Madridejos - Foto: Andrés Parra

El CD Madridejos se llevó los tres puntos de Las Pedroñeras tras aprovechar una jugada de mala fortuna en la primera mitad y mantenerse sólido durante el resto de partido, pese a que los locales pudieron haber conseguido el empate en la primera mitad.
En una falta lateral que lanzó Pacheco al área, Pedro Fuentes, con mala fortuna, se remató en en su propia portería y abrió el marcador a favor del conjunto entrenado por Félix Pérez.
Todo ello antes de superar los diez minutos de encuentro y sin que nadie se hubiera erigido como el claro dominador de un encuentro, que sería muy disputado durante estos primeros 45 minutos.
En un contraataque del Madridejos, antes del descanso, desaprovechó una clara ocasión en la que no supo definir Sande, delantero visitante, que así, dejó de aprovechar una ocasión que bien pudo haber servido para doblar la ventaja del Madridejos antes de llegar al tiempo de asueto.
En la segunda mitad, los hombres de Bermúdez, que hizo doble cambio, reaccionó en lo ofensivo con la nueva pólvora sobre el césped, mientras que el Madridejos vivió de las rentas, sabiendo aguantar bien y llegando con peligro al contraataque. Santi Cabeza, Moya y Kike tuvieron ocasiones para empatar.
El Madridejos, con las bajas de Greuchi, Juan Carlos y Cuchillo, entre otros, sacó petroleo de la jugada de gol en la primera mitad y Félix Pérez resolvió con acierto su rompecabezas particular con el esquema de juego.
Al final del partido hubo bronca y protestas entre la parroquia local por un gol del Pedroñeras que no subió al marcador porque el árbitro lo anuló a Haji por jugada antirreglamentaria.
Pese a las intentonas locales, el colista terminó llevándose los tres puntos de Pedroñeras que, pese a intentarlo y rozar el empate, se quedó con el casillero a cero.
El partido quedó resuelto con el gol en la primera mitad y con un sopor que lo acompañó durante todo el tiempo por la falta de juego de ataque por parte de los dos equipos a excepción de las pocas jugadas de peligro.