scorecardresearch

Santa Cruz de la Zarza: riesgo de incendio por la poda

J.M.
-

El Ayuntamiento ha reclamado a Desarrollo Sostenible la recogida de las ramas de los pinares cortadas en abril. Y ha asumido la limpieza junto a la carretera TO-2580

Santa Cruz de la Zarza: riesgo de incendio por la poda

El alcalde de Santa Cruz de la Zarza, Tomás Lorenzo, y los vecinos comparten preocupación por el riesgo de incendio de los restos de la poda de pinos que duermen desde abril en el término municipal. El Ayuntamiento ha informado a la Delegado Provincial de Desarrollo Sostenible y ha asumido por cuenta propia la retirada y transporte a un vertedero.

«Lo dejan en los pinares y es un riesgo», apuntaba ayer a este diario Lorenzo, que contó en agosto con la colaboración de voluntarios del municipio para la retirada de las ramas y la limpieza del tramo pegado a la carretera TO-2580, que conduce al límite con la Comunidad de Madrid y a los municipios vecinos de Villamanrique de Tajo y Fuentidueño de Tajo.

El resto de las ramas siguen a los pies de los pinares, pero el Ayuntamiento ha asumido la limpieza junto a la carretera por el riesgo que entrañaba por un posible incendio en una zona de tránsito de vehículos. «Por un chispazo o un cigarrillo», señalaba por las posibles incidencias que pueden acarrear una desgracia.

El Ayuntamiento se quejó en la Delegación Provincial de la Consejería de Desarrollo Sostenible del alto riesgo de incendio de dejar en los pinares durante meses los restos de la poda efectuada por la empresa pública Geacam, a la espera de que la encargada del triturado cumpla con la otra parte del proceso. «Hacemos un llamamiento a la Consejería de Desarrollo Sostenible para que, a la mayor brevedad posible, se realicen los trabajos necesarios para triturado y eliminación de los abundantes restos de leña», reclamaba en agosto el Consistorio.

Una solicitud que mantiene su vigencia, tal y como confirmaba el alcalde, quien reconoce que el Ayuntamiento no tiene capacidad para asumir esta función.

vidrios desde los coches. En cambio, sí encaró la limpieza más perentoria. Los trabajadores y medios municipales, junto con el grupo de voluntarios medioambientales y Protección Civil, completaron la apertura de dos cortafuegos a ambos lados de la carretera TO-2580. Así, unos cinco metros separan la carretera y el pinar.

Los voluntarios recogieron, además, una gran cantidad de botellas de vidrio y restos sueltos de este material, lanzados por conductores y ocupantes desde los vehículos que transitan por la carretera que comunica con la Comunidad de Madrid. «Supone una grave irresponsabilidad y aumenta el riesgo de incendio por el efecto lupa con el sol, en las situaciones de altas temperaturas», detallaba el Consistorio en agosto.