Sin oposición ante el líder

Área 11
-

Un gol de Kike Domínguez muy pronto rompió los esquemas al CD Illescas, que estuvo a merced del Socuéllamos (4-0)

Sin oposición ante el líder - Foto: Rocío Hellín

El Socuéllamos toma velocidad de crucero y empieza a distanciarse considerablemente de sus rivales. Lo que sucedió el año pasado se está cociendo y si todo continúa por estos derroteros la Liga puede quedar sentenciada en breve. El Illescas no fue rival para los socuellaminos, que pronto comenzaron a abrir brecha y cuando pasa esto se acaban los problemas. Así, el triunfador de la matinal, Kike Domínguez, marcaba el 1-0 gracias a un centro de Stevens.
Poco después, Chupi se plantaba en el área y disponía de una clara ocasión yéndose hacia dentro pero su disparo, centrado, es atajado por Toni. Lo que más le ha venido costando al equipo en el Paquito ya estaba hecho y acto seguido, una falta lateral desde la derecha es peinada salvando Toni con apuros.
El segundo no se hizo espera mucho más y, en el minuto 28, de nuevo Kike Domínguez conectaba un empalme para batir la portería illescana por segunda vez.
Antes del descanso, los de Miguel Toledo dispondrían de una buena ocasión que al menos habría dado algo de emoción al choque, en la que Marcos dispara sin oposición pero un oportuno Jacinto se cruza para despejar la pelota.
La verdad es que aunque la distancia tampoco era definitiva, todo parecía resuelto de cara a la segunda mitad.
Por si había algún tipo de dudas, Kike Domínguez ponía la guinda a su gran actuación con otro tanto después de cazar un rechace. El de Aceituna era sustituido poco después llevándose una ovación de auténtico lujo, y es que su afición estaba deseosa de volver a verle brillar con tanta intensidad.
A partir ese momento el partido se rompió, comenzaron los cambios y el Illescas estaba a merced del Socu. Chupi y Morros marraban una doble ocasión mientras en la otra área, Harta, recién incorporado al partido, remata alto una peligrosa acción de ataque de su equipo, pero tampoco arriba tenían tino.
En el 71, Chupi cerraba la goleada definiendo a la primera un buen pase entre líneas deVargas y la sangría ya no fue mayor. Los equipos se dejaron llevar y tan resuelto se veía el asunto que ni tan siquiera el colegiado se molestó en añadir tiempo alguno al encuentro.