scorecardresearch

'La Campiña', un parque con 499.980 paneles solares

M.G
-

El anteproyecto plantea la construcción de dos estaciones fotovoltaicas, una de 107 hectáreas en la dehesa Zurraquín y otra de 399 hectáreas en Valdecaba

‘La Campiña’, un parque con 499.980 paneles solares - Foto: Patricia González

Toledo podría disponer en unos meses de dos plantas fotovoltaicas si el proyecto termina cuajando y pasa los trámites administrativos que requieren las instalaciones de este tipo. En principio, el Área de Industria, Energía de la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado, el 19 de enero en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), la solicitud de autorización administrativa previa y declaración de impacto ambiental de dos proyectos para la creación de la planta solar fotovoltaica 'La Campiña 225 MWp' y sus infraestructuras de evacuación.

La publicación del anuncio está provocando bastante inquietud en la ciudad. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo llama la atención por las dimensiones del proyecto y, sobre todo, por su posible impacto visual sobre una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad. También los grupos políticos municipales se preguntan sobre un proyecto del que no tenían constancia y demandan información.

En este caso, en el anteproyecto para la construcción de las plantas fotovoltaicas que afecta al término municipal de Toledo sí se pone de manifiesto la cuestión paisajística aunque sin entrar en detalles. La empresa 'Lisasol Desarrollos Sur S.L' promoverá la construcción de una planta solar dividida en dos, ocupando 107 hectáreas en la finca Zurraquín, conocida porque en parte de la misma se ha levantado el parque temático 'Puy du Fou', y 399 hectáreas en Valdecaba, a poco más de 20 kilómetros de distancia.

‘La Campiña’, un parque con 499.980 paneles solares‘La Campiña’, un parque con 499.980 paneles solaresEn este caso, está previsto instalar «499.980 paneles solares distribuidos en 19.230 grupos de planeles compuestos por 26 paneles» con orientación norte-sur para recibir correctamente la energía solar que finalmente se transformará en eléctrica. Si bien, la instalación ocupará bastante superficie y podría conducir a medidas complementarias que ayuden a rebajar el impacto visual.

En este documento técnico se especifican las características de la obra y recoge la necesidad de retirar «las plantaciones agrícolas existentes mediante maquinaria agrícola» para dejar el terreno compactado y listo para instalar los elementos de la planta fotovoltaica. Por tanto, se señala que el resto del terreno afectado no se tocará, con lo que «se facilita la colonización de la vegetación y la integración paisajística y ambiental de la instalación». En este anteproyecto específico para el Ayuntamiento de Toledo por disponer de varias zonas afectadas en su término municipal no indica nada más al respecto, salvo que las instalaciones se levantarán en terreno rústico.

La construcción de una planta fotovoltaica de estas dimensiones, de mayor tamaño que el Casco HIstórico si se establece la comparación, exige también otra serie de instalaciones para transformar y conducir la energía hasta la estación colectora Cedillo-Leganés. Para ello, en este anteproyecto se detalla que resultarán afectados los polígonos 26, 27, 29, 33, 35, 50 y 90 del término municipal de Toledo.

Al margen del cumplimiento de la normativa y de los requisitos obligados para este tipo de instalaciones, los propietarios de terrenos afectados por el cableado o las infraestructuras que se plantean tendrán que dar su autorización para que pueda llevarse a cabo este ambicioso proyecto. Además, también es necesario que el Ayuntamiento de Toledo de luz verde a los cruzamientos de la Línea Aérea de Alta Tensión (66 kV) con los  caminos de su titularidad. Y tendrán que seguirse estos mismos trámites en todos los ayuntamientos y propietarios afectados por el proyecto.

energía limpia. En el documento se explica que la construcción del generador solar tiene como objetivo fomentar la energía solar fotovoltaica «como fuente alternativa de producción de energía», lo que contribuye también a una reducción de la emisión de gases de efecto invernadero que se producen con la energía eléctrica.

En estos momentos, el Ayuntamiento de Toledo estará estudiando la viabilidad y conveniencia de esta gran planta fotovoltaica que quiere instalarse en Toledo y habrá que esperar algunas semanas para saber si finalmente consigue las autorizaciones administrativas necesarias para continuar avanzando con el proyecto.