Sabrido: «El Plan Especial de Vega Baja, antes de Navidad»

C.M
-

El edil de Urbanismo apuntó que «integra el Circo romano» aunque no la parcela pensada para la Guardia Civil porque «una cosa es el cuartel y otro el BIC»

Sabrido: «el Plan Especial de Vega Baja, antes de Navidad»

José Pablo Sabrido compareció, por fin, para «salir al paso de unas informaciones basadas en suposiciones» relacionadas con su ámbito de gestión municipal. Esto es, el responsable de Urbanismo abordó el delicado tema de Vega Baja insistiendo en la «especial sensibilidad de este equipo de Gobierno con la historia, la cultura y el patrimonio» que, a su entender, «debe ser compatible e interdependiente con el desarrollo». Así, y una vez apuntado que la intención es «trabajar juntos para seguir avanzando», llegó el momento del anuncio.
Porque Sabrido adelantó que están trabajando -así lo publicitaban ya en la pasada legislatura- «en el desarrollo de un Plan Especial de Vega Baja que comprende el Circo romano», documento que «antes de Navidad» marcará «por dónde puede ir este anteproyecto». Para articularlo, apreció el socialista que contarán «con todos los interesados y con los expertos» de la ciudad para «escucharlos con reflexión, prudencia y firmeza».
En este punto, y puesto que confirmó que en este futuro Plan estará integrado el Circo romano, no lo estará sin embargo los terrenos anexos al yacimiento -delimitado- porque «la Vega Baja está sujeta a la declaración de Bien de Interés Cultural» y la parcela prometida a la Guardia Civil «es otra cosa». Es decir, Urbanismo (y por ende el equipo de Gobierno) continúa defendiendo su gestión utilizando el argumento de que ese suelo «no pertenece al yacimiento» a pesar de que está demostrada la existencia de restos arqueológicos.
Este extremo, por contra, no se contempla a pesar de que tanto la Real Fundación como el resto de entidades defensoras del patrimonio único que atesora Vega Baja se han mostrado en desacuerdo con el proyecto urbanístico, una percepción que no es compartida por Sabrido porque, aseveró, «no se ponen, solicitan prudencia».
Por ello, y consciente de que se aventuran tiempos difíciles para esta planificación, insistió en la fórmula sustentada en diferenciar «el BIC limitado» al yacimiento -que «se debe poner a la vista para que los ciudadanos puedan disfrutarlo»- con «la parcela» elegida para la construcción del cuartel porque «son temas que no tienen nada que ver».
No tienen nada que ver, en su opinión, porque desde el Ayuntamiento se niegan a considerar -como sí lo hacen los agentes implicados- todo el espacio como bien patrimonial a proteger. Fue explícito en evidenciar su pensamiento al asegurar -«sin faltar el respeto a nadie»- que «muchos consideran que Vega Baja va desde la Puerta de Bisagra hasta el puente de la Puebla de Montalbán».